10 Tips para papás solteros

10 Tips para papás solteros

El 2017 fue maravilloso por su eudaimonia (vale la pena Googlear la palabra). En lo personal, la maravilla de esta vuelta al sol radicó en los obstáculos atravesados. Tuve momentos complicados, sin mencionar lo convulsionado de mi país (Venezuela), salir del mismo, vender mi casa, empezar de nuevo con mi hijo de 4 años, y juntos continuar la vida.

Aunque llevo la mayor parte de la crianza de Santi con custodia compartida, es desde este año que el hogar principal de mi hijo es conmigo.

Sé de varios papás divorciados, separados, pero aún no conozco personalmente a alguno en mi situación. Para los otros papás solteros 100 % que anden por ahí, comparto mi experiencia y me encantaría saber la suya. Esto más que ser una entrada magistral, probablemente es una en búsqueda de colegas y la forma en que lo abordan.

Aquí va:

1) Zen, mi pana, zen: Toma tiempo adaptarse a todo y no todo va a ser impecable. Por más que seas metódico hay muchas variables, por lo que no te estreses si algunas salen de tu control. Después las podrás ajustar, pero en el ínterin respira, agradece y sigue. Si tienes medido el pulso de su seguridad y salud física y emocional, los demás factores pueden esperar.

En lo particular, he avanzado de la fase de ser “papanoico” (padre sobreprotector y paranoico), a entender que el exceso puede también atentar no solo con mi bienestar emocional e inclusive disfrute del proceso, sino también puede robarle oportunidades de crecimiento y aprendizaje a Santi. En otras palabras, relajarse, estar atento y disfrute.

2) Pragmatismo: Va con lo anterior, mi meta a mediano plazo es mudarme cerca del colegio y trabajo. Verás que el tiempo es tu mejor aliado. Busca combinar los momentos de esparcimiento, por ejemplo, con cosas que ambos disfruten. La combinación de factores puede resultar en eficiencia, la eficiencia en tiempo, el tiempo en paz, la paz en… ya el resto es muy Yoda.

3) Tiempo: El tiempo y el amor son la misma cosa. Tu niño necesita tu tiempo, tu calma, y es la forma más precisa de cuantificar el amor (si eso fuera posible). Las dos anteriores ayudarán a esto. Aquí es donde he buscado enfocar mi nuevo “estilo de vida”. Soy, en estos momentos, la mayor parte de la vida de mi hijo, le cocino, ayudo en baño, ayudo a vestir, llevo al colegio y mil etcéteras, y eso puede ser físicamente/mentalmente abrumador. Pero aún tengo la fortuna de que Santi quiere jugar conmigo, quiere ver Netflix conmigo, quiere la mayor de las cosa conmigo, lo cual aparte de mi tiempo de trabajo (aunque amo mi trabajo) hay poco tiempo para mí. Pero entiendo también el valor de lo que estoy invirtiendo: mi tiempo que es mi relación con la persona más importante para mí.

4) Amor a sí mismo: Dicho lo anterior, no dejes proyectos relevantes, si estás en un empleo horrible pero necesario en esta fase, crea un plan coherente para emprender tu sueño. Tú lo necesitas, y tu hijo apreciará tu valentía. El amor a ti mismo puede ser inscribirte en artes marciales, aprender piano, trotar o lo que ames. Si te amas, es decir, te ocupas de ti también, podrás tener más salud mental para amar a tu hijo(a), tu vida.

5) Parejas: Cada situación es diferente supongo. Santi el otro día me dijo: “Papi, tú necesitas una novia… y yo también” (genio de 4 años). Le dije que era una buena idea, pero había que escoger bien. Aquí el reto, por lo menos para mí, ha sido un cambio de enfoque en el que ahora debo ser más selectivo al presentar una “amiga” mía a Santi, ya que también está la ecuación de que él pueda llegar a sentir apego a esta persona y no llegase a resultar.

Entonces, ahora escoger pareja es un tema con más variables, pero eso no quiere decir que no busco (recordar consejo de Santi), sino que para compartir tiempo debo, quiero, ser más cuidadoso, menos impulsivo (lo cual no es fácil. ohhhhmm) ya que hay muchas mujeres maravillosas en el mundo. Por el otro lado de la moneda, también estoy consciente de que debe ser una persona muy especial para querer formar una familia con una persona que ya tiene un niño, pero esa decisión le quedará a ella.

6) Apoyo y socializar: Busca todos los grupos de apoyo posible, familiares, escolares, en hobbies. Yo me ofrecí a ser presidente del grupo de padres del aula de Santi, mi primera resolución: ¡un grupo de Whatsapp!

7) Reglas: Los niños piensan muy simple y directo. Menos ¿por qué hiciste eso? Los niños chiquitos no tienen la capacidad tan abstracta aún. Mucho más efectivo es enseñar y reforzar en términos de causa y efecto. Por ejemplo: “Santi, ¿qué pasará si solo quieres comer dulces?, en lugar de ¿por qué no te comes la comida que te hice?

En la nevera de la casa Santi y yo dibujamos y escribimos las reglas de la casa y ya las invocamos de memoria. Esto ayuda a que las reglas sean una formalidad, y esas estructuras ayudan.

8) La verdad: Siempre le hablo a Santi en términos de la verdad, pero en términos, códigos que él pueda manejar, nunca sustituyendo la verdad. El mundo es hermoso, pero también es muy duro. Deseo que Santi crezca sabiendo de ambas realidades con una fuerte raíz en el amor y en superar obstáculos, y para ello hay que entender todo el contexto. Sin traumatizar, pero creando conciencia de las realidades que debemos superar.

9) Balance: Vas bien, brother, mejora lo que haga falta, toma tu tiempo y busca más balance que perfección. Tu hijo(a) te quiere sano y feliz. Si la cosa se desborda hacia un lado, luego busca balancear hacia donde no hay atención o carencia.

10) Recordarte, lo afortunado que eres. A veces en el estrés de todas las actividades que ahora tienes se te olvida que estás viviendo el mejor momento de tu vida luchando, avanzando, aprendiendo por lo más importante para nosotros… tu hijo(a).



Deja tus comentarios aquí: