4 beneficios de ir a la playa

4 beneficios de ir a la playa

La playa combina varios elementos naturales que brindan beneficios a la salud, tanto el agua salada, la brisa del mar, la arena y hasta el sol crean un ecosistema provechoso para sus visitantes.

Relajación

Empezando con el sonido de las olas reventando y la llegada del agua a la orilla, según el biólogo marino Wallace J. Nichols, esto genera una sensación de calma que reduce significativamente la ansiedad en las personas. De hecho, Nichols asegura que hasta el color azul del mar crea un estado de relajación y renovación en las personas.

Por otro lado, la brisa marina también posee varios beneficios, entre ellos el aumento de los niveles de serotonina en el cuerpo, una hormona asociada a la felicidad, disminuyendo el estrés y la ansiedad.

Mejoras en la piel

Si algo tiene el agua de mar además de ser refrescante, es que contiene diversos minerales muy beneficiosos para la piel, entre ellos están: magnesio, sodio, potasio, yodo y calcio, razón por la que el agua es salada.

Esta composición trae mejoras en las enfermedades dermatológicas como dermatitis, reduciendo la inflamación y generando una acción antialérgica en la piel. Además, mejora la circulación de sangre en los tejidos y tiene un efecto antioxidante.

La arena, por su parte, sirve como exfoliante natural para eliminar la piel muerta. Igualmente el caminar descalzo encima de ella regenera la piel de las plantas de los pies, lo que es importante ya que suelen estar cubiertos por zapatos o tener contacto con superficies duras.

Beneficios respiratorios

Aquí hay que mencionar nuevamente la brisa marina, ya que debido a su humedad y contenido de yodo, mejora la ventilación pulmonar y la expulsión de mucosidades. Además, posee agentes bactericidas que previenen infecciones respiratorias.

De hecho, un estudio publicado en la importante revista de salud ingresa The New England Journal of Medicine concluyó que las personas con enfermedades respiratorias que respiran brisa marina tienden a tener una mejor mucosa y funcionamiento de los pulmones, así como menos probabilidades de toser.

Más músculo, mejores articulaciones

Lidiar con la arena y el mar no es trabajo fácil. Realizar ejercicios como caminar o correr en la arena ayuda a tonificar la musculatura de las piernas y hasta los glúteos, además, si se hace descalzo y en contacto con la orilla del mar, mejora la mecánica del cuerpo y refrigera la sangre.

Las articulaciones también se ven beneficiadas por el paseo en la arena, ya que la propiocepción de las rodillas, pies y cadera se ven mejoradas, esto significa una mejor posición y orientación en el espacio.

Mientras tanto, sumergirnos en el agua hace trabajar a los músculos debido a la resistencia impuesta para mantenerse de pie contra las olas y la marea. Igualmente, este sencillo ejercicio logra mejorar los cartílagos ya que nuestro peso se ve disminuido dentro del agua por lo que el esfuerzo es menor en esta zona.

Además, los golpes del agua que sirven de masaje provocan una sensación de alivio muscular, asimismo, la presión que ejerce la profundidad sobre el cuerpo causa una mejora del drenaje linfático, acelerando la recuperación muscular.

Por lo tanto, la playa es un excelente aliado para la salud siempre y cuando las personas se cuiden del sol con un buen protector solar, ya que a pesar de que los rayos solares regulan la vitamina D en el organismo, el exceso de sol causa quemaduras que no son nada beneficiosas para la piel.



Deja tus comentarios aquí: