5 extraños rituales para conseguir el amor

5 extraños rituales para conseguir el amor

La bomena en Bután

En Bután los hombres participan en un ritual llamado ‘bomena’ o también ‘caza nocturna’, tienen que meterse en las habitaciones de las mujeres solteras y pasar la noche con ellas. Si alguien los atrapa entonces el hombre debe casarse con ella o trabajar los campos de esa familia.

Esta práctica ha ido cambiando con el tiempo, ya que en muchos casos el hombre huye luego de embarazar a la mujer.

Guerewol

Los hombres de la tribu africana Wodaabe creen en la belleza por lo que pasan sus días arreglándose para atraer a la mujer adecuada. Este pueblo realiza un festival llamado Guerewol, donde los hombres se visten con sus mejores trajes y compiten en una danza, forman una sola fila mientras las mujeres los observan y juzgan.

Esta competencia puede durar horas mientras ellas escogen al que mejor luzca y baile.

Omiai

Los matrimonios arreglados son comunes desde el Japón feudal, los utilizaban para formar alianzas estratégicas. Para los jóvenes japoneses modernos conseguir pareja puede ser complicado, por lo que recurren al omiai. Especialmente las familias de clase alta.

Primero una persona debe reunirse con una casamentera y ella investiga al hombre, la mujer y sus respectivas familias. Luego se intercambian fotos de los futuros novios, familiares para que ambos se vayan conociendo antes de aceptarse y verse formalmente.

Sati en la India

En la India, hasta 1829, se realizaba el sati como una práctica común. Cuando moría el esposo, la mujer recién enviudada se arrojaba al fuego donde estaba el cuerpo para morir con él.

Aunque se supone que esto era un acto voluntario, en muchos casos las mujeres eran obligadas a cometer sati en contra de su voluntad. Se creía que así los esposos entrarían juntos a la vida eterna para evitar que “espíritus oportunistas” tentaran al esposo.

Sin ir al baño

El pueblo Tidong de Borneo, tienen una tradición matrimonial bastante extraña. En los primeros tres día de matrimonio no deben ir al baño, porque piensan que de hacerlo la vida de pareja será infeliz, infértil y que hasta pueden morir jóvenes.

Durante estos tres días comen y beben muy poco mientras permanecer encerrados en su casa y una persona vigila que no vayan al baño por el bien de su matrimonio.

 

Con información de Culturizando



Deja tus comentarios aquí: