6 claves para salir de la rutina

¿Cuántas veces has sentido que todos los días haces lo mismo? No convertirse en esclavos de la rutina parece una tarea bastante difícil. El mundo está lleno de mensajes que nos invitan a arriesgarnos, a darle un giro radical a nuestra vida, pero ¿es tan fácil como parece? No creo que exista un libro con la receta ideal para ser feliz o una guía infalible para cambiar tu vida, pero sí hay algunas acciones que podemos implementar para evitar que nuestros días parezcan  circulares.

Guiarnos por una rutina para organizar nuestro día a día es común. El problema comienza cuando nos acostumbramos y nos negamos a probar nuevas opciones y a tomar nuevas oportunidades por temor a tomar riesgos y perder el control. ¿Te suena familiar? Hoy tenemos para ti una serie de tips para que salgas de la rutina.

1. Toma otra dirección: si eres de esos que todos los días toma el mismo camino para ir al trabajo o a la universidad, puedes intentar con una ruta distinta. Podrás mirar otros paisajes, vivir experiencias distintas y conocer nuevos escenarios.

2. Encuentra un tiempo para ti: entre todas las responsabilidades con las que debemos cumplir a diario, muchas veces olvidamos la importancia de aprovechar los momentos de descanso. Dicen que los momentos de ocio son ideales para poner a prueba tu creatividad, ¿Por qué no lo intentas?

3. Busca un nuevo pasatiempo: ¿qué tal si empiezas a practicar una nueva actividad? Lee los libros de un autor que desconozcas, inicia clases en un nuevo taller, escucha nueva música, escribe sobre nuevos temas, sintoniza una radio distinta, vive experiencias diferentes.

4. ¡Juega! ¿Crees que los juegos sólo son para niños? Saca de tu escritorio escondido tu mazo de cartas o juegos de mesa y planea una pequeña reunión familiar o con amigos. Todos tenemos un niño interno, ¿por qué no dejarlo salir?

5. Disfruta de la naturaleza: entre tanta prisa nos perdemos de los escenarios fantásticos que nos rodean. Dedícale un tiempo a la naturaleza, siéntate en el pasto, escucha las olas del mar, mira las hojas caer, disfruta de la vista.

6. Escucha tus corazonadas: algunas veces hay que hacerle caso a los instintos y pedir silencio a la razón. ¿Estás a dieta y te provoca comer chocolate? ¡Adelante! Haz lo que te provoque siempre y cuando no te afecte a ti ni a nadie más.

¿Ves que no es tan difícil hacer algo distinto? Esta no es una receta infalible, pero puede servirte de guía. ¡Crea tus propias estrategias para salir de la rutina y cuéntanos tu experiencia!



Deja tus comentarios aquí: