7 claves para mantener el buen humor a pesar de la crisis

7 claves para mantener el buen humor a pesar de la crisis

Crisis es una palabra que es utilizada para describir situaciones donde el nivel de complicación es un poco mayor al que normalmente suele ser para la mayoría de las personas de un lugar específico, aunque también puede ser usada para nombrar el estado de un solo individuo. Según el diccionario de la RAE, también se puede definir como un “cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación, o en la manera en que estos son apreciados”.

Dicha definición me parece bastante pertinente ya que deja entrever que para que exista una crisis, debe haber un cambio radical en la situación a la que estábamos acostumbrados, pero a la vez, la percepción juega un papel importante. Puedes estar teniendo multitud de problemas, pero si tienes una actitud mental positiva, lo más probable es que los vayas resolviendo a tu ritmo sin pensar que se trata de algún tipo de crisis.

Por supuesto, cuando se trata de una situación que afecta más allá de una sola persona y el colectivo lo considera crisis, el asunto cambia. Por más que queramos mantenernos de la mejor manera posible, muchas veces el cambio tan brusco de esas situaciones que se escapan de nuestras manos puede llegar a afectarnos profundamente así no tengamos las intenciones de que eso ocurra.

Como mencionamos anteriormente las crisis pueden ser personales, en tu ambiente de trabajo, comunidad, en un país, incluso en todo un continente o el mundo en general —como la crisis ambiental que se está viviendo en este momento, por ejemplo. En dicha crisis, los valores normales de temperatura de nuestro planeta han cambiado, lo que ha traído como consecuencia desastres naturales inusuales, derretimiento de los polos, desaparición de especies animales, entre muchos otros.

También pueden existir crisis económicas por las que todo un país se resienta debido a la manera en que los gobernantes toman medidas económicas con falta de conocimientos y de responsabilidad. Esto es algo que ha ocurrido en muchos países, y en la actualidad sigue pasando. De hecho, Venezuela es uno de los países de Latinoamérica más golpeado por este flagelo en los últimos años, y sus habitantes se han visto considerablemente afectados.

En este tipo de crisis en las que nosotros no podemos hacer nada para combatir directamente la causa y obtener resultados que puedan ser monitoreables, es necesario que tomemos medidas para poder mantener los ánimos y el buen humor. Los venezolanos se han caracterizado por ver siempre el lado divertido de las cosas y por derrochar alegría a pesar de los problemas. Esto se demostró con hechos cuando en el año 2008 los venezolanos aparecieron en el libro de los Récord Guinness como la población más feliz del mundo basado en un extenso estudio.

Pero ahora, 10 años después, el cambio radical de la situación económica de este país suramericano ha hecho que sus ciudadanos cambien también. Según un reportaje de El Estímulo, con cifras del Observatorio Venezolano de Violencia la tasa de suicidios ha aumentado considerablemente.

En dicho reportaje se explica que en promedio la tasa de suicidios para Latinoamérica es de 3 o 4 por cada 100 mil habitantes. Venezuela se encontraba entre esas cifras el siglo pasado donde ocurrían entre 300 y 400 suicidios al año, número que ahora está entre los 900 y 1.000. Solo en el estado Mérida, la tasa llegó a 19, la cual es superada solo por 17 países, todos ellos europeos o asiáticos.

Según este mismo instituto, los números parecen seguir subiendo a medida que se profundiza la crisis, esto quiere decir que nadie está exento. A continuación, encontrarás algunas claves para que puedas mantener tu centro y el buen humor a pesar de la situación que esté pasando a tu alrededor:

1.- Acepta que hay una crisis: no vale de nada negar lo que nuestros propios ojos están viendo. Lo que hay que hacer es admitir que ocurre algo, pero a la vez tomar la decisión consciente de no dejarte arrastrar por la corriente.

Es importante que tomes esta decisión porque cuando lo haces, estarás tratando constantemente de sobreponerte, y cuando veas que te estás sintiendo afectado, harás algo para contrarrestarlo.

2.- Saber que es algo temporal: te dará un alivio hacerte consciente de que por más malo que pueda ser algo, se trata de una situación temporal, que va a llegar un momento en que esto termine, y solo quedará las experiencias que lograste sacar de ahí.

Busca el aprendizaje de cada situación y siéntete agradecido de poder tener un pensamiento que te mantenga los pies en la tierra, pero a la vez te permita ver más allá de lo negativo que está pasando.

3.- No dejes que te atrapen las emociones negativas: está bien sentir ira o tristeza porque forman parte de nuestra gama de emociones. Lo que no está bien es que te enganches en dichas emociones, ya que esta te llevará a un estado de ánimo negativo que afectará tu desenvolvimiento y pensamientos. Esto hará que todo luzca aún peor y te llene de desesperanza.

4.- Ver las oportunidades: incluso en las peores situaciones hay oportunidades de las que puedes echar mano. Eso sí, no te aproveches de la necesidad de las personas para beneficiarte inescrupulosamente.

En Venezuela, Internet es una buena manera de generar ingresos en divisas que son muy importantes cuando la moneda local es tan débil, así que echa un vistazo a este listado de negocios por Internet en Gananci, seguro habrá uno de ellos que puedas poner en práctica.

5.- Haz cosas que alimenten tu espíritu: las noticias, las cadenas por WhatsApp y el estado de insatisfacción que se ve en la calle hacen que el ánimo decaiga considerablemente, así que contrarresta esto haciendo actividades que te agraden, te relajen y te alegren.

Conversa con tus amigos (dejando de lado el tema de la crisis), toma un baño largo, sal a correr, date gustos de vez en cuando, baila en tu casa, en fin, realiza al menos una vez a la semana actividades que te distraigan y alegren.

6.- No desperdicies las oportunidades de ayudar: el dar a otros te dará satisfacción y puede ser más significativo en la vida de las personas a quienes ayudas de lo que podrías pensar. No pienses si tu ayuda es muy poca, cuando hay necesidad hasta lo más pequeño es bienvenido cuando se da con gusto y desde el corazón.

7.- Disfruta las cosas pequeñas: mantente presente en cada momento que vivas, disfruta y agradece cada comida que puedas degustar, deléitate con la vista que puedas tener y los olores de los lugares que visitas.

Cuando sientas que tu ánimo decae trata de hacerte 100 % presente en el lugar donde estás y encontrar algo que te agrade. No importa dónde estés, esta actividad te ayudará a ver la belleza, incluso, en los lugares más inusuales.



Deja tus comentarios aquí: