Aprende a dejar ir y también aprende a irte

Aprende a dejar ir y también aprende a irte

El momento de alejarse debe ser siempre aquel en el cual uno sienta que ha perdido sus valores como persona, y no pueda seguir sosteniendo una situación que lo desgasta y angustia.

Hay que saber retirarse a tiempo,  aunque pierdas, si sabes que seguir ahí va a suponer una pérdida aún mayor. Retirarse no es fácil, pero estarás orgulloso de haber sabido hacerlo con la cabeza alta y con dignidad, y saber que aunque hayas perdido, siempre habrás ganado una lección de vida.

No arrincones el dolor; perdónate y prepárate para reinventarte de esta manera:

  1. Ordena lo que piensas. Ordena tus pensamientos y ten la firme intención de priorizar aquellos que te hacen sentir bien; aquellos que no, imagina que se van a una papelera y desaparecen.
  2. Pon la intención en lo que te proyecta. Aprende a diferenciar lo que te proyecta de lo que te frena. Si eres adicto a tus rutinas y a viejos hábitos es importante que puedas verte con una nueva perspectiva.
  3. Apuesta por una rutina que te acerque a la felicidad. Para conocer mejor tu rutina es aconsejable sacar papel y lápiz. Escribe todo lo que haces a lo largo de tu día, evalúa cuántas de estas cosas te acercan a la felicidad y cuáles te roban energía, tiempo, dinero y salud.
  4. Compra una libreta para ti y aprende a utilizarla. Busca una que te guste y te inspire. Utilízala para hacer el seguimiento de todo lo que estás haciendo para reiniciar tu vida. Anota lo que vas consiguiendo y esfuérzate por las tareas que deseas concluir. Todos los cambios llevan un tiempo, sé paciente.
  5. Apóyate en las personas que te quieren, y piensa que siempre se puede comenzar de nuevo, nunca es tarde para ello. “Es mejor retirarse y dejar un bonito recuerdo que insistir y convertirse en una verdadera molestia. No se pierde lo que no tuviste, no se mantiene lo que no es tuyo y no puedes aferrarte a alguien que no se quiere quedar”.


Deja tus comentarios aquí: