Así como estiras tu cuerpo, estira tu mente

Así como estiras tu cuerpo, estira tu mente

“Cuando las personas son muy conservadoras, aceptar ciegamente las normas y no incomodar a nadie es casi que un ideal de vida”. Así lo indica Walter Riso en su libro El poder del pensamiento flexible.

Esto sucede, principalmente, porque las personas fanáticas están llenas de prejuicios y solo defienden “su verdad”. En cambio, aquellas que poseen un pensamiento flexible se resisten a este tipo de fundamentalismos o simplemente no aceptan el dogmatismo.

Igual que al hacer más flexible el cuerpo con el ejercicio físico, cuando una persona flexibiliza su mente, adquiere la facultad de hacer análisis críticos y tener sentido del humor. Incluso, de una forma lúdica, es inconforme, imparcial, complejo desde la idea filosófica y plural.

Cuando nos enfrentamos a una mente más bien rígida, nos topamos con personas autocráticas, prejuiciosas y, en ocasiones, amargadas. Tener una mente flexible contribuye en gran medida con el logro de nuestras metas y de la ansiada felicidad. El pensamiento dogmatico, como lo describe el psicólogo Walter Riso, es retrógrado, aferrado al pasado. Esta es una receta especial para la no prosperidad.

La idea de practicar y desarrollar una mente flexible conlleva tener un pensamiento con conciencia, tomar en cuenta nuestras debilidades y buscar una actitud de crítica de alguna manera saludable.

¿Qué quiere decir esto? Que la idea es no aceptar ideas o doctrinas, sin someterlas a un análisis, donde puedas revisar su nivel de falsedad o simplemente aclarar las dudas que vayan surgiendo, sin que esto ofenda a nadie. Para estirar tu mente, tienes que tus propias creencias, valores, filosofía de vida, junto a tu comportamiento, observar qué tan coherente eres entre lo que piensas, lo que dices y lo que haces.

La idea no es que te destruyas autocriticándote, sino que te des cuenta de lo útil o inútil que son esas creencias. Además, abrir la mente hacia la autoobservación, comprender tu realidad y descubrir lo nuevo para ganar oportunidades.

Una mente flexible es la puerta de entrada a un mundo más amplio, inteligente y de autoconocimiento. Te brinda la oportunidad de encontrar la valentía para ver lo bueno y lo malo en ti, y así crear un camino más bonito en tu vida, lleno de experiencias realmente nutritivas y enriquecedoras. Así podrás hacer los ajustes necesarios para crecer y evolucionar, poniendo los pies en la tierra y entendiendo que algunas cosas en la vida no son posibles y que, sin embargo, las buenas oportunidades siempre estarán presentes.



Deja tus comentarios aquí: