Mi Perfil

 
Para qué sirven las crisis

Para qué sirven las crisis

La función de cualquier crisis consiste en destruir lo viejo para que pueda surgir lo nuevo. De ahí la importancia de aprovechar este escenario de cambio y transformación para evolucionar como individuos y como sociedad.

La crisis de los 40

La crisis de los 40

Tiranizados por nuestros miedos y carencias, al entrar en la edad adulta solemos marginar nuestros sueños, construyendo una vida siguiendo estas normas preestablecidas.

Las tres caras del egoísmo

El egoísmo está muy demonizado por la sociedad. Sin embargo, en última instancia todo lo que hacemos en la vida lo hacemos por nosotros mismos. Eso sí, existe una notable diferencia entre el “egoísmo egocéntrico”, el “egoísmo consciente” y el “egoísmo altruista”.

La filosofía del Tantra

Cuando el sexo se vive sin consciencia suele practicarse como un acto mecánico para liberar tensión a través del orgasmo. Sin embargo, puede convertirse en la expresión más elevada de amor entre dos personas.

La cultura de la culpa

Con la finalidad de preservar la inocencia con la que nacimos, solemos quejarnos, protestar y victimizarnos constantemente, culpando a los demás, a nuestras circunstancias e incluso a la vida por todo lo ‘malo’ que nos sucede.

Kit de supervivencia emocional para padres primerizos

La experiencia de la maternidad y la paternidad es sin duda la más bonita de la vida. Pero también la más agotadora y desafiante, especialmente durante los primeros años. Antes de traer a un bebé al mundo, más vale estar bien preparado.

¡Soy así y no pienso cambiar!

Tenemos tanto miedo al cambio, que muchos nos aferramos a una serie de mecanismos de defensa para no cuestionar las creencias con las que hemos creado nuestra identidad.

Los problemas son oportunidades de aprendizaje

Al asumir las riendas de nuestra salud emocional, empezamos a desarrollar una mirada más sabia para extraer el aprendizaje oculto de la adversidad que forma parte de nuestro día a día.

¿Educación o condicionamiento?

La función de los padres es acompañar a sus hijos para que crezcan sanos, libres e independientes. Sin embargo, muchos les imponen sus normas y creencias, dificultando que se conviertan en quienes verdaderamente son.

La función de los enemigos

Nuestros problemas con los demás son un reflejo de nuestros conflictos internos. Mientras no apacigüemos nuestra mente y serenemos nuestro corazón seguiremos luchando contra lo exterior.

Prisioneros de la seguridad

No se nos da bien convivir con la incertidumbre. Por eso tratamos de llevar una vida planificada y, en principio, carente de riesgo y segura. Es hora de entrenar los músculos de la confianza y el coraje.

Vivir sin máscara

Estamos tan condicionados para pensar y comportarnos de una determinada manera, que en la sociedad actual ser auténtico es un acto casi revolucionario.

Dime qué necesitas y te diré que te motiva

Cada uno de nosotros se encuentra en su propio proceso evolutivo, el cual va acompañado por una serie de necesidades y motivaciones determinadas. Cuanto más aprendemos, más evolucionamos.

Lo bueno de ser bueno

Recientes estudios constatan que el egocentrismo y la codicia no conducen a la felicidad y que, por el contrario, el altruismo y la generosidad son los pilares de una vida satisfactoria, plena y abundante

El lado oscuro de la autoayuda

La autoayuda es un gran “cajón de sastre” que aúna todo tipo de herramientas y profesionales. El escepticismo y el pensamiento crítico son necesarios para diferenciar el grano de la paja.

Las casualidades no existen

Los últimos descubrimientos científicos corroboran que la vida no es un accidente regido por la suerte ni las coincidencias. Por más que nos cueste de ver, cada uno de nosotros recoge lo que siembra.

La hora del hemisferio derecho

La educación tradicional ha desarrollado especialmente el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro. De ahí el culto contemporáneo al pensamiento lógico y racional. Sin embargo, para afrontar el nuevo mundo que se avecina necesitamos explorar nuestra parte más emocional y creativa.

Más allá de la indignación

No es nada fácil ser ciudadano en el mundo de hoy, protagonizado por la corrupción política, los fraudes empresariales y las quiebras bancarias. Sin embargo, la queja, la protesta y la culpa parece que no nos llevan a ningún lado. Tal vez sea el momento de tomar las riendas de nuestra vida laboral y económica.

Los padres como ‘maestros’

La verdadera madurez no se consigue con los años, sino que deviene cuando nos emancipamos emocionalmente de nuestros padres. Y es que lo que los conflictos que no resolvemos con ellos, nos marcan y acompañan el resto de nuestra vida.

Adictos al ruido

Nuestra vida está marcada por el estrés, el ruido y el cansancio. En general estamos tan desconectados de nosotros mismos que procuramos llenar nuestra agenda de actividades para evitar adentrarnos en el silencio.