Cambiar el mundo está en tus manos

Cambiar el mundo está en tus manos

Según los diez fundamentos de Gandhi, “debes convertirte en el cambio que deseas ver en el mundo“. Entonces, para cambiar el mundo, debes cambiarte a ti mismo y ser diferente, atreverte a descubrir nuevas aventuras y darte cuenta de que eres capaz de lograr lo que quieras.

  1. Cámbiate a ti mismo.
  2. Tú estás en control.
  3. Perdona y deja que lo que pasó, pasó.
  4. Sin acción no vas a ningún lado.
  5. Ocúpate de este momento.
  6. Todos somos humanos.
  7. Persiste.
  8. Fíjate del bien en la gente y ayúdala.
  9. Sé congruente, sé auténtico, sé tu verdadero ser.
  10. Continúa creciendo y evolucionando.

Todo apunta a la buena vibra, el optimismo y el entusiasmo desbordado. Pero qué hacer para vivir optimista en días que parecen tan complicados. La creatividad y la imaginación para conseguir inspiración es un must para lograr lo inalcanzable. Darte placer, aunque todo te parezca costoso o que no puedes pagarlo. Tienes que hacer lo que te gusta y lo que la gente pensó que no podías hacer. Aunque no suene optimista, trabajar duro y con pasión es necesario para no rendirte nunca.

Toma conciencia de que la vida siempre pondrá obstáculos. Sin embargo, será tu mente la que se encargue de poner los límites, así que toma el control de tus pensamientos y guíalos con confianza hacia el positivismo. Olvida el miedo a equivocarte y aprende disfrutando del camino. Puedes pensar que querer cambiar el mundo es una idea muy presuntuosa, pero puedes comenzar por el pedacito de mundo que te ha tocado vivir.

La barrera más grande es sin duda pensar que una sola persona no es capaz de hacer la diferencia para lograr el cambio. Tenemos muchos ejemplos como músicos, artistas plásticos, filántropos, escritores, actores, entre otros, que nos han demostrado que cambiar el mundo es posible, y puede hacerse cuando somos auténticos y persistentes. Sin importar que pienses que lo que haces es muy poco, de granito en granito se crea una montaña.

No es cosa de magia, es cuestión de creer en ti y en tu poder interior para marcar la pauta que te diferencia del resto, y que te lleva a crecer y a evolucionar. Se trata de ser valiente, tener una actitud decidida a cambiar lo que sabemos que podemos mejorar, y tomar acción para lograrlo. Ciertamente, todo está en nuestra mente; creer que tenemos la capacidad y todas las herramientas para hacer los cambios que deseamos ver en el mundo, comenzando por nosotros mismos desde nuestro metro cuadrado, como dicen algunos, y desde ahí comenzar a marcar la diferencia. Siendo amables, colaboradores, respetuosos, sonriendo, aprovechando las oportunidades para crecer espiritualmente, siendo más compasivos y amorosos, llevando luz a cada lugar donde vamos.



Deja tus comentarios aquí: