Camino de bendiciones para finalizar el embarazo

Camino de bendiciones para finalizar el embarazo

Entre sus rituales de paso, los ancestros y nativos actuales de algunas civilizaciones marcan la transición de mujer a madre en el último trimestre de embarazo. Se le llama Camino de bendiciones, o Blessingway, y acá vamos a describirlo de manera general a fin de que la próxima mamá re-encuentre la esencia sagrada de lo que está atravesando.

Un Blessing way se diferencia mucho de un baby shower. Es una sentida ceremonia que no trata de regalos, juegos, ni siquiera del bebé, pues el punto focal es la madre. Se trata de honrar los increíbles cambios que están ocurriendo en su cuerpo, de darle la bienvenida a la tribu de la maternidad, y reconocer conscientemente el camino que ha emprendido. Rodeada por las mujeres más importantes de su vida, la futura madre obtiene una sensación de poder, confianza y  apoyo.

Qué lleva un camino de bendiciones:

  1. Un trono para la homenajeada. Ella es la reina de este día. Una o dos mujeres se ocuparán del espacio y dirigirán las actividades del día, por lo que la mujer embarazada puede simplemente relajarse y disfrutar.
  2. Bendiciones. Se le puede pedir a cada participante que traiga algo que han encontrado o escrito que bendiga a la Madre. Puede ser en forma de oración, un poema, leer un pasaje de un libro, o simplemente decirle lo maravillosa y fuerte que es (se puede compilar bendiciones en un tarjetón o cuaderno hermoso como recuerdo. Para las palabras improvisadas o canciones, grabar con una grabadora de audio o vídeo).
  3. Compartir. Animar a la mujer embarazada a expresar sus temores y sentimientos acerca de su próxima transición sin ser juzgados ni minimizados, pero tampoco exhaltados o superponer las experiencias personales. Dar consejos sólo si los pide. Si ella está abierta a ello, otras madres pueden compartir sus historias de nacimiento o los sentimientos positivos acerca de sus experiencias de parto. Se trata de aliviar su ansiedad, no de potenciarla.
  4. Agua. El agua puede contener las vibraciones de pensamientos y sentimientos. Pasen un recipiente con agua y digan las palabras de buena voluntad y, a continuación, dárselo a beber a la madre. Si  se ha previsto parto en agua, esta agua puede vertirse en su tina de parto llegado el momento.
  5. Cuentas. Cada invitada traerá o enviará un collar de cuentas elegido especialmente para la madre; luego se encadenarán todas las cuentas en un cordón que la Madre llevará o conservará cerca durante el parto. Será un bello recuerdo del círculo de las mujeres que la aman y la apoyaron ese día.
  6. Enlaces. Al inicio de la ceremonia, todas se pasarán alrededor una bola de hilo o cinta. Cada participante lo envolverá alrededor de su muñeca una o más veces y se lo pasará a la persona a su lado, con lo que todas quedan conectadas. Luego se cortan las cintas de manera que cada quien quede con una pulsera que llevarán hasta el día del parto. Así, antes del nacimiento, cuando cada quien vea su pulsera, puede pensar en la mamá embarazada y enviar sus buenos pensamientos.
  7. Luz. Encender una vela es una excelente manera de dar un aire sagrado a la celebración. Se les puede dar las velas a las invitadas, o pedirles que traigan una vela a la ceremonia de bendición para la madre. Después, cada invitada se llevará la vela a su casa y la encenderá cuando sepa que a la madre se encuentra en trabajo de parto.
  8. Mimos. Mima a tu amiga embarazada con un delicioso y relajante masaje en la cabeza, manos y pies. O contraten a un masajista profesional para el embarazo venir y regálenle un tratamiento.
  9. Nutrir. Por último, al invitar, pida a sus amigos que lleve un plato delicioso para compartir.

Sin duda una hermosa y muy reconciliatoria celebración que puede aliviar el estrés de los últimos días de embarazo y crear buenas vibras para lo que vendrá.



Deja tus comentarios aquí: