Cómo hacer para que no te dominen los pensamientos negativos

Cómo hacer para que no te dominen los pensamientos negativos

Dicen que cuando le quitamos poder a lo que nos perturba todo es posible, y que si no existe en nuestra mente tampoco lo hace en nuestra vida. También hay quienes aplican la idea de que despertar con un pensamiento positivo en la mañana es la pequeña diferencia entre un gran día y uno no tan bueno.

Todas las personas tenemos pensamientos negativos de manera recurrente. La cuestión es que también podemos desarrollar la capacidad de cambiarlos por pensamientos positivos u optimistas, todo es cuestión de práctica. Para cambiar el foco hay que poner de nuestra parte y entrenar nuestra mente.

Lo esencial es aprender a reconocer las emociones que nos generan esos pensamientos negativos, reconocer la situación que estamos viviendo y sincronizarnos para poder sentirnos bien. Para lograr esto necesitamos reconocer cuáles pensamientos nos pueden ayudar a sentirnos mejor en dicha situación.

Las personas con pensamientos positivos suelen ver la oportunidad ante la crisis. Si fallan en un intento, no es motivo para no hacerlo de nuevo y, además, sonriendo. Los pensamientos positivos nos permiten construir la vida a partir de nuestros más grandes sueños. Eso sí, siempre hace falta la confianza en uno mismo, el aprendizaje y la gratitud.

Si crees que necesitas liberar tu mente de pensamientos negativos, intenta repetir esta frase. Recuerda respirar profundo y hacerlo en un momento de tranquilidad para ti.

“Suelto y libero todo pensamiento negativo con amor, doy gracias porque estuvieron en mí y a partir de ahora no los necesito más”.

También puedes intentar evaluar tu juicio personal, entender tu entorno y dejar de criticarte o compararte con otros. La autoestima juega un papel importante. Ser tolerante contigo mismo puede ser un gran inicio para cambiar de pensamientos negativos a positivos.

Elogiarte, brindarte apoyo y ser indulgente está relacionado con ser tolerante con tu propia mente. En tu día a día puedes hacer cosas que te ayuden a optimizar esos pensamientos, como por ejemplo, rodearte de personas divertidas y buena vibra, comer algo que te guste mucho, hacer alguna actividad que te haga feliz, reírte de ti mismo; en una oración: disfrutar la vida en el presente.

Si tienes una mente positiva, tienes una vida positiva. Así lo creen muchas personas, y la clave está en dejar atrás los rencores, liberarte de las preocupaciones pensando algo así como: “si tiene solución ¿de qué te preocupas? Y si no tiene solución ¿de qué te preocupas?”. Los pensamientos positivos se alimentan del disfrute y de la gratitud. Cuando tu mente busque recordarte lo difícil, lo negativo, esfuérzate por recordar tu valentía, tu pasión y tus fortalezas.



Deja tus comentarios aquí: