Banner Cabecera

Cómo manejo mis ataques de pánico

Basado en el artículo de Josh Pappenheim para la BBC

Los ataques de pánico y la ansiedad afectan a millones de personas. Los síntomas incluyen a veces pensamientos violentos y perturbadores. Esos pensamientos intrusivos, ideas que nunca tendrías normalmente, por lo general, oscuras, violentas y perturbadoras, son solo una de las formas en las que un cerebro asediado por Trastorno de Ansiedad Generalizada puede malograr tu vida.

En términos sencillos, un ataque de pánico es cuando tu cerebro decide: “sentirse normal está bien, pero ¿sabes qué es mejor? ¡Vivir bajo una constante amenaza de peligro!”. Entonces, desencadena la respuesta de lucha o huida y envía una carga de adrenalina a tu corazón.

En algunos casos, se traduce en pensamientos intrusivos, una idea involuntaria construida de manera que sea el acto más aberrante o embarazoso que pudiera concebir.

Este artículo comparte la historia de una persona y de cómo esta, tras dos años de atención concentrada, medicinas y, finalmente, terapia, tiene algunos consejos para compartir.

  • Sobrellévalo: La ansiedad se alimenta de miedo, y te puede llevar a hacer cosas estúpidas para tratar de sentirte seguro.
  • Respira: Retorna a la situación en la que estás. Ponte a observar lo que hacen quienes están a tu alrededor, la ropa que tienen puesta, etc.
  • Esfuérzate: La ansiedad quiere que dejes de hacer todo lo que te fascina.
  • Encuentra una red de apoyo: Una de las peores cosas acerca de cualquier problema de salud mental es que puede hacer que te sientas completamente solo.

Lo más importante es que sepas que puedes sobrevivir. Puedes vivir con tu ansiedad. Puedes encontrar trucos que te ayuden a ser la mejor versión posible de ti, a pesar de tu pánico. El régimen de aislamiento y mantener tus sentimientos en secreto son las sogas con los que la ansiedad te estrangula. Atrévete, habla sobre lo que te está pasando.



Deja tus comentarios aquí: