Como mantener el buen ánimo, aun cuando las cosas no salen como quieres

En estos días es bastante común ver a la gente frustrada por situaciones que por más que lo deseas, no salen como esperas. Desde situaciones personales, hasta la situación política de un país puede incidir profundamente en tu estado de ánimo, a menos que estes preparado para manejarte ante esas situaciones.

La gente hoy en día esta tan convencida de que todo lo que ocurre a su alrededor es su responsabilidad, que olvidan considerar que hay elementos que aunque lo quieras, no son controlables por tí. La visión moderna de que la humanidad es el centro del universo, hace pensar que lo bueno que pasa es por mí y lo malo que pasa es también por mí.

Aun cuando nuestro ánimo y nuestro empuje es necesario para que las cosas ocurran, es imporante que tengas en cuenta que hay cosas que no estan bajo tu control. Hay fenómenos naturales, el pensamiento de otras personas, imprevistos, que pueden hacer, que los resultados de algo en lo que estás trabajando se vea afectado. Ante una situacion adversa en la que no tenemos control, es natural, que la ansiedad aparezca y que en ocasiones, nos controle por completo. En ese caso. ¿cómo podemos mantener el buen ánimo, aun cuando no estamos teniendos los objetivos que esperamos?

En estas situaciones, no hay otra forma de mantenerse de buen ánimo, que no sea a través de la fe. Hebreos 11:1, dice “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. La forma de mantener el buen ánimo, es tener la convicción que aunque la situación actual no es como esperas, hay consecuencias que se desencadenan de esa situación, que a futuro proveeran un mejor resultado.

Hace poco, esperaba un documento importante, para comenzar un trámite legal. Este documento, lo estuve esperando por varios meses y se acercaba la fecha tope para el proceso en el que lo necesitaba y el documento no llegaba. Debo reconocer que por un momento la angustia llegó a mí, y pensé que el documento no llegaría. Luego de reflexionar profundamente, recordé que en situaciones anteriores, habia estado en circunstancias similares, y justo cuando dejaba de pensar en la situación, todo se resolvía. Así que decidí no preocuparme más e irme de vacaciones. Justo el mismo día que salía de vacaciones, ya despidiéndome, la persona que recibiría el documento a mi nombre, me notificó que el documento había llegado. En ese momento, ratifiqué, que si tienes fe en lo que estás haciendo, te mantienes de buen ánimo y trabajas en lo que está en tus manos, las cosas se resuelven, cuando menos lo esperas.

Es por ello, que si estás viviendo una situación en la que no estas teniendo los resultados que esperas, mantente agarrado de la fe, y no te desesperes, tal como dicen, “El tiempo de Dios es perfecto, y lo que para nosotros es un año, para Dios es un segundo”. Confía, trabaja y mantente optimista del resultado que vas a obtener, sea cual sea.



Deja tus comentarios aquí: