Concentrarnos para vivir mejor

Siendo el tipo de personas que realiza varias acciones al mismo tiempo, en ciertas ocasiones tiendo a abrumarme con tanta tarea, lo que trae como consecuencia una falta de concentración en mi cotidianidad.

Escuché recientemente que las personas visualizamos nuestros quehaceres verticalmente, como si colocásemos las tareas en una pila amontonándolas una sobre la otra.

Lo ideal sería pensarlas en forma horizontal de manera que pudiéramos irlas resolviendo una a una sin necesidad de que el futuro que nos quedara pendiente nos sacara de concentración.

He aquí algunas sugerencias que pude extraer luego de haber leído un articulo de la revista Wellnes que pudiera ayudarnos a minimizar nuestras distracciones y a maximizar positivamente el camino hacia el logro de nuestras metas.

  1. Eliminar el ruido. El tráfico en las calles o los artefactos electrodomésticos y los teléfonos celulares son elementos externos que constantemente interrumpen las tareas que estamos tratando de realizar. Al desconectarlos nos estamos dando la oportunidad de trabajar diligentemente sin esos sonidos que nos perturban.
  2. Simplificar la tecnología. ¿Cuántos de nosotros no hemos hecho público un mensaje privado a través del e-mail? Para evitar cometer estos errores tan desagradables, solo hay que concentrarse  y revisar por un minuto la nota que va a ser enviada.
  3. Estar alerta con nuestras relaciones personales. La selección del tiempo y el lugar adecuado juegan un importante rol a la hora de intercambiar opiniones con las personas que nos rodean. Escoger el momento adecuado así como el sitio de reunión sin factores externos que nos distraigan, será la clave para que nuestra conversación sea mucho más efectiva y fluya con tranquilidad.
  4. Preguntarnos ¿por qué? Muchas veces tratamos de concentrarnos en un proyecto o meta fijada, pero algo específico nos impide enfocarnos en el tema. La meditación es una buena herramienta que podemos utilizar para mantenernos en el presente y  desbloquear aquellas situaciones que se han convertido en obstáculos.

Sin duda alguna, pequeños pero acertados consejos que nos ayudarán a mejorar nuestra concentración en términos de vivir mas tranquilos. Nuestras sociedades nos tientan en todo momento a dar pasos agigantados para lograr nuestras metas, nos impulsan a luchar en contra de ese ser de paz que somos, colocando situaciones que nos distraen. Precisamente por esa razón  hay que planificar en el presente, visualizando nuestras tareas de manera horizontal para evitar amontonarlas. Concentrarnos en acciones pequeñas que nos ayuden a movernos sin prisa hacia nuestras logros. No hace falta ir más rápido.



Deja tus comentarios aquí: