Concientización del autismo

En los últimos años ha ido en aumento el diagnóstico de trastornos del espectro autista, esto debido a la existencia de una alta carga tóxica relacionada con la alimentación actual, microorganismos patógenos, tóxicos ambientales y estrés diario. Hoy en día aproximadamente uno de cada 160 niños están dentro de este espectro.

En NutriWhite queremos que conozcan mucho más sobre esta condición, los síntomas que estos niños suelen presentar y el impacto que tiene la alimentación en su recuperación, todo ello con el objetivo de integrar, vincular y colocar un granito de arena para contribuir con la inclusión de estos niños. Por lo general, ellos no solo se exponen a barreras sociales, sino también a barreras alimenticias por la presencia de alimentos no permitidos en lugares públicos, reuniones sociales, e incluso en el hogar.

El autismo es una condición que afecta la comunicación, interacción, conducta, en la que se evidencian trastornos digestivos como inflamación, diarrea, estreñimiento, crecimiento de microorganismos patógenos en aproximadamente un 90 % de los niños, reacciones alergias, dificultad para desintoxicar, entre otros.

En NutriWhite creemos en la alimentación como pilar fundamental, ya que es clave en la mejoría de todos estos síntomas, debido a que todo lo que consumimos entra en contacto directo con el intestino. Este órgano es de suma importancia porque en él se encuentra el 70 % del sistema inmunológico. También se encuentran gran cantidad de fibras nerviosas y en él se producen neurotransmisores, es por ello que es considerado el “segundo cerebro”. Además, allí se ubica la microflora bacteriana, nuestro tercer cerebro”, la cual es regulada por el tipo de alimentación. Esta microflora bacteriana en unión con el segundo cerebro son los encargados de contribuir con la producción de neurotransmisores, como lo es la serotonina. Esta sustancia tiene la capacidad de viajar a nuestro sistema nervioso central y de regular el comportamiento y la personalidad.

En estos niños debemos remover alimentos que causan sensibilidad, que perjudican y dañan al intestino, a la flora bacteriana, a su sistema inmunológico y central. Los alimentos a remover deben ser estudiados en cada caso particular, pero por lo general debemos eliminar alimentos ricos en gluten, caseína y azúcares. Estos alimentos se comportan como bombas para el intestino causando un intestino permeable, el cual permite el paso de alimentos mal digeridos, tóxicos, microorganismo patógenos, etc., y a su vez causa fuertes reacciones inmunológicas. Aunado a esto, dichos alimentos suelen causar adicción e hiperactividad por el contenido de péptidos morfínicos y azúcares, los cuales son responsables de causar los síntomas ya indicados.

Como sustituto de estos alimentos podemos incluir alimentos 100 % naturales, libre de toxinas y aditivos.

Preferiblemente consumir:

  • Proteínas con base en pescados, pollo, pavo, carnes rojas, cerdo, huevo, etc.
  • Grasas saludables con base en aguacate, aceites de oliva, ajonjolí, coco, frutos secos, etc.
  • Carbohidratos con base en vegetales, tubérculos, leguminosas y frutas.

Queremos aprovechar para invitarlos a ser voceros de esta información y a participar en la inclusión de estos niños en la sociedad. Los invitamos a continuar informándose cada día más sobre esta condición y a tener un gesto de inclusión con estos niños, tanto en reuniones familiares y sociales, como en preparaciones de comidas con alimentos que estén permitidos en su alimentación, no ofrecerles alimentos que ellos no pueden consumir y evitar el consumo de ellos en su presencia.

Deseamos que desde hoy apoyemos esta causa y logremos romper esas barreras alimenticias para que ellos tengan un mundo más accesible.



Deja tus comentarios aquí: