Conoce los beneficios de la escritura

Siempre he pensado que la escritura es una de las actividades más sabrosas que existen. Más que una acción, es un arte. Como diría el escritor colombiano Héctor Abad Faciolince, “esa manera de ir hundiendo sonidos, como en un piano, para convertir las ideas en letras y palabras” es una una especie de magia fascinante que podemos lograr con un simple  teclado de computadora.

El hecho de plasmar las ideas en papel, dejar que nuestros pensamientos fluyan a través de un blog personal e, incluso, un pequeño diario, es más poderoso de lo que creemos. Muchos investigadores han reconocido los beneficios de la escritura para nuestra salud física y mental, por eso hoy recordaremos algunas de las principales razones que hacen de este  ejercicio una magnífica opción para alimentar nuestra mente y cuerpo.

1. Es terapéutico.  Está comprobado que el ejercicio de la escritura es una excelente herramienta terapéutica. Permite drenar emociones y acceder a pensamientos inconscientes. Desde hace más de 30 años, James Pennebaker, profesor de psicología de la Universidad de Texas,  ha realizado una gran cantidad de estudios sobre el poder de la escritura. De su experiencia, ha concluído que la escritura terapéutica ayuda a descubrir y sanar experiencias traumáticas, lo que reduce el riesgo a enfermar.

2. Mejora el sistema inmunológico. La escritura no sólo genera beneficios psicológicos. Según Pennebaker, escribir estimula la protección inmunológica, te ayuda a dormir mejor, controla tu presión arterial y relaja tu mente y cuerpo.

3. Aumenta la autoestima. Aunque no lo creas, el hecho de escribir sobre tus sentimientos y experiencias personales en un blog puede ayudarte a mejorar tus relaciones con amigos y familiares. Se ha demostrado que los autores de blogs obtienen mayor apoyo social. Sentir que son parte de un grupo los ayuda a mejorar su autoestima y a tener  mayor sentido de pertenencia.

4. Reduce el estrés y la ansiedad.  Para aliviar el estrés no hace falta que grites tus problemas a los cuatro vientos. El simple hecho de escribirlos te ayudará a drenar tus molestias e inquietudes. Si deseas, luego puedes botar el papel o romperlo en pedazos. Lo importante es que dejes salir tus emociones.

Estos son sólo algunos de los beneficios que puedes obtener si pones en práctica el ejercicio de la escritura de forma recurrente. Recuerda que un lápiz, papel o teclado son las únicas armas que necesitas para empezar.  Como dice Oscar Wilde: “”No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo.”



Deja tus comentarios aquí: