Del sufrimiento al propósito

Del sufrimiento al propósito

Foto: Viktor Frankl

En las semanas posteriores a las elecciones, las emociones por el resultado del 8 de noviembre aún estaban a flor de piel. Todos los días escuchábamos cómo algunos ciudadanos estaban protestando el resultado, algunos de forma violenta, otros más pacíficamente. A medida que veía estas protestas me acuerdo de un libro que había leído años atrás en el colegio: El Hombre en búsqueda de sentido de Viktor Frankl, quien fue un psiquiatra austríaco que pasó el período desde 1942 hasta 1945 en cuatro campos de concentración nazis, incluyendo Auschwitz. Para el final de la guerra, su esposa embarazada, sus padres y su hermano fueron asesinados. Entre los miembros más cercanos de su familia inmediata, solo su hermana sobrevivió. Encontré sabiduría y confort en sus palabras durante tiempos difíciles. Una de las cosas sobre las que Frankl escribe es que nunca debemos olvidar que nosotros también podemos encontrar un propósito en la vida, aun cuando nos topemos con una situación sin esperanza, cuando nos enfrentamos al destino que no puede ser cambiado. En las protestas que yo observaba vi mucha gente que al ser entrevistada no veía el propósito en una situación que no podía ser cambiada. Tal como Tony Robbins enseña: “el significado que le asignas a algo produce las emociones de tú vida y tus emociones son tu vida”. Es por ello que creo que estábamos presenciando las protestas, en lugar de cambiar su sufrimiento en propósito.

“Sin conflictos no puede haber Grandeza”. Green

Intencionalmente, yo no respondí o comenté nada públicamente durante este tiempo de elecciones. Tenía demasiados amigos en ambos lados del pasillo y valoraba su amistad. Me produce dolor cómo alguno de los significados que le dan están relacionados con los resultados. Así como Tony le recuerda a las personas: “¡mira las cosas como son, pero no peor de lo que son!”. Yo he seguido ese consejo y cuando me preguntan les recito esa frase. Esta frase no solo me ha ayudado a permanecer racional durante tiempos traumáticos (como aquel 15 de enero de 2009), pero también en la forma como tomo decisiones. Cuando hablo con líderes sobresalientes en el espectro de la política, de los negocios o de los deportes, me doy cuenta de que ellos afrontan sus desafíos visualizándolos, trabajando mucho mejor que como están ahora. Eso quita la emoción del camino de afrontar los problemas. Ellos vinculan un propósito a su conflicto. Espero que mis amigos y aquellos que estaban sufriendo después de aquella época postelectoral reconozcan en ellos la rabia y el dolor; y que también sean capaces de ver su sufrimiento como una experiencia a la que es posible encontrarle un propósito.

El 15 de enero de 2009, cuando el vuelo de US Airways 1549 cruzó el puente George Washington y fue rápidamente dirigido a acuatizar en el río Hudson, lo vi como una situación sin esperanza. No teníamos control sobre la situación excepto el cómo manejábamos nuestras mentes. Otra cosa de la que me di cuenta recordando ese día, con siete años de nuevas experiencias, es que nunca olvidaré que mi vida tiene un propósito aun cuando me confronte con una situación sin esperanzas, cuando enfrente un destino que no puede cambiarse. Lo que yo vi ese día es que el potencial humano a su máxima expresión puede cambiar una tragedia personal, aun cuando sea confrontado con un destino que no puede ser cambiado. Que lo que nosotros vivimos ese día fue el potencial humano en su máxima expresión, que es el cambiar una tragedia personal, que yo llamo “el accidente aéreo personal”, en triunfo, cambiar un aprieto en un éxito. Desde el capitán Sullenberger hasta la tripulación y los pasajeros, todo lo que vimos ese día fue un equipo que transformó el sufrimiento en propósito.

Cuando creas que no eres capaz de cambiar una situación, solo piensa en un reto como el cáncer, por ejemplo, y los desafíos que tuviste que atravesar para conquistarlo. Así como dice Frederick Douglass, y es cierto, “si no hay lucha, no hay progreso”; mira al sufrimiento como un escalón en tu camino hacia tu propósito de vida. Mira la situación como realmente es, no peor y relaciónala con un significado empoderado. Yo rezo todos los días por mis amigos que están sufriendo ahora. No es la primera vez en la historia que Estados Unidos ha pasado por tiempos convulsos, así me dijo mi padre en su lecho de muerte.

Cuando vi Saturday Night Live abordando el tema de las elecciones y uno de los actores dijo “esto es lo más vergonzoso que se ha hecho en toda la historia”. Dave Chapbell levantó la mirada y dijo: “¿en la historia?”, creo que eso fue un comentario acertado. Hay momentos en la historia, mira las cosas como son, no peor de lo que son y en este momento transformas tu sufrimiento en un propósito.

 

Traducción: María Teresa Febreiro



Deja tus comentarios aquí: