El amigo secreto

3a816061e10bc75dcb0091bc1f7f3c12_XL

Cada vez que llega diciembre siempre hay alguien en la oficina o en la casa que pregunta ¿Vamos a jugar el amigo secreto (también conocido como secret santa)? Todos concomemos el juego, nos reunimos en grupo, metemos papelitos con los nombres de quienes desean participar en una bolsa y luego cada uno toma un papelito y guarda en secreto ese nombre.

Pero, ¿qué sucede cuando abres el papelito y el nombre no te es familiar o peor aún, no te agrada la persona que te tocó? Algunos lo cambian y eso es mal visto por los demás en el grupo, entonces tal vez no se debería llamar amigo secreto, ya que según se define: la amistad (del latín amicus; amigo, que deriva de amore, amar) “es una relación afectiva entre dos o más personas”.

Entendiendo mejor, creo que el problema está en que a veces lo jugamos entre muchas personas, por ejemplo si lo hacemos en la oficina, aunque pasemos ocho horas con nuestros compañeros de trabajo eso no quiere decir que conozcamos a todos o que todos seamos buenos amigos, es por eso que se recomienda siempre jugarlo entre pocas personas y que se conozcan entre sí o con la familia, así algunos lo disfrutan más.

amigo-secretoAunque la idea de jugar al amigo secreto es compartir, participar y ser sociable, algunas personas se obsesionan con el juego, queriendo saber a toda costa quien les regala, sobre todo por miedo a recibir algo que no les gusta y esto puede cambiar el nombre del juego a “enemigo secreto” es por ello que al momento de participar se debe hacer pensando en “dar sin esperar recibir”. Un poco difícil ¿Verdad?

Este juego ya tiene muchas modalidades entre ellas esta: jugar online a través de FaceBook o por páginas como Elfster, realizas la invitación por correo y de forma aleatoria se asigna el amigo secreto, no necesitas coordinar con el grupo para reunirse a entregar papelitos y nadie puede devolver el nombre de quien le tocó, también se hacen listas, donde se sugieren o se dan ideas de posibles obsequios, estas listas son geniales, todos quedamos bien al final. Lo único es que se pierde el elemento de “regalo sorpresa”.

En definitiva el amigo secreto es para compartir, pasar un rato agradable con los compañeros de la oficina, los amigos o la familia en algún restaurante, cafetería o en la casa, para celebrar la navidad y dar sin esperar a recibir nada a cambio; si te da temor que recibirás al final, lo mejor será no participar, si eres un poco Grinch y la época navideña no es tu favorita, no dejes que la “presión social” te obligue a participar en algo que no te gusta.

Lo importante es que las personas que participan disfruten del juego y que nadie lo haga porque se sienta obligado.