El amor como es y no como lo pintan

¿Por qué esperamos una fecha para celebrar el amor? Deberíamos celebrarlo todos los días. A veces creo que le hemos dado un gran poder al amor, es la mayor fuerza; en nombre del amor se comenten incluso atrocidades, amor es lo único que necesitamos, el amor nos mueve, nos une, nos hace valientes y, sin embargo, parece que lo que más hace falta en el mundo es ¡amor!

Resulta duro reconocer que solo esperamos fechas especiales como un cumpleaños o el Día del Amor y la Amistad para expresarles a las personas nuestro amor, y es todavía más difícil entender que tenemos la oportunidad de hacerlo a diario en el más mínimo gesto.

Hemos encumbrado tanto el amor que se nos hace duro expresarlo, ya que algo tan valioso no puede dársele a cualquiera, y resulta que el amor envuelve momentos, vivencias y espacios compartidos contigo mismo o que alguien más le aporta a tu alma.

Hay personas que dicen que amar es reconocer que las personas no son perfectas, aceptarlas como son. Para otros es la máxima conexión que tenemos con lo divino, un camino de regreso, la fuerza que une a nuestro cuerpo con el alma. Un sentimiento que te ayuda a superar cualquier situación y que te motiva a ser mejor cada día.

Pero no todo es hermoso en el amor; para algunos el amor es ciego y doloroso e incluso falso. En estos casos no creo que haya mucho amor ahí, puede haber otros sentimientos y emociones en relaciones donde el amor se juzgue tan mal, y no me refiero solo a relaciones de pareja, sino incluso en la relación que tienes contigo mismo.

Cuando le pregunté a mis amigos cómo veían al amor, todos me respondieron con palabras inspiradoras y motivadoras. La mayoría se refirió al amor de pareja y muy pocos al amor propio, y este último debe ser, en mi opinión, el más importante. Mirarte al espejo y saber que eres la única persona responsable de ti y, aunque cueste hacerlo, entender que no debemos poner nuestro amor en las manos de otro. Nadie puede quererte más que tú mismo.

Lo que sí es cierto indiscutiblemente es que somos amor, provenimos del amor, si no sentimos amor por nosotros mismos no podemos hacerlo por nuestro entorno, nuestro trabajo, nuestra familia. El amor debe tener como base aceptar nuestras luces y sombras para poder conocer y admitir las luces y sombras de los otros.

Epitafio del enamorado

Si alguien quiere escribir mi biografía

No hay nada más sencillo:

Dispone de dos fechas solamente.

La del día en que te conocí

Y la del día que te fuiste.

Entre una y otra transcurrió mi vida.

Lo que ocurriera antes lo olvidé.

Lo que suceda ya, carece de importancia.

Juan Bonilla

 

Agradezco a todas las personas que me dijeron cómo ven el amor. Mis queridos amigos, este texto está escrito con sus propias palabras.



Deja tus comentarios aquí: