El amor entra por la cocina

Hay un conocido refrán que dice “el amor entra por la cocina”. No lo sabía hasta que comencé a vivir en pareja y cada vez que veía la cara de mi esposo al probar uno de mis platos comprendí que efectivamente, la cocina no es sólo un arte culinario sino una verdadera expresión de amor o también una maravillosa forma de seducción.

La buena comida no tiene que ver con años de formación o tener un gran libro de cocina. El ingrediente principal definitivamente es el amor.

Con un poco de ingenio, creatividad y muchas recetas de mamá, puedes cautivar el paladar de tu pareja. Aquí te dejo algunos secretos de mi cocina.

cocina-amorLos olores y sabores de algunas comidas pueden despertar sensaciones afrodisíacas y no necesariamente deben ser platos con muchas calorías. Pueden ser muy sencillos y bajos en grasas pero siempre con un toque romántico, ya sea en su presentación o incorporando ingredientes como los que te recomiendo ahora: canela, coco, nueces, miel, cacao, cilantro, vainilla, ostras, almejas, apio, jengibre, curry, azafrán, albahaca, mostaza, vino, pimienta (estos pueden ser algunos ingredientes que aportarán un mayor toque de seducción a tu relación).

¡Combina! ¿Por qué no un delicioso pollo al curry con coco? (una buena mezcla de ingredientes exóticos): 2 pechugas de pollo cortadas en trozos, adobadas con un toque de sal, ajo y pimienta, luego al sartén, agregamos curry en polvo y leche de coco, revolvemos, cocinamos por unos minutos y listo.

¿Y si quieres darle un poco de picante al asunto y hacer de esa noche “una noche diferente”? Deja que tu pareja descubra por sí solo lo que cocinaste. Tápale los ojos y con tan sólo el sentido del olfato y del gusto, diviértanse jugando a las adivinanzas.

Y es que el amor entra por la cocina pero además se mantiene con su calor. Yo lo descubrí, descúbrelo tú también.



Deja tus comentarios aquí: