El divorcio es un trabajo

El divorcio es un trabajo

Una decisión inminente aparece en tu película: ¡nos vamos a divorciar!

Comienza entonces, un proceso largo de “toma de decisiones“, y en realidad no entendemos muy claramente a lo que nos vamos a enfrentar. Solo sabemos que será un proceso poco grato, que genera mucha incertidumbre y lo vislumbramos como muy complicado.

Posiblemente te preguntes: ¿qué puedo hacer para lograr el mejor resultado posible? ¿Con quiénes debo contar?

A continuación quiero darte algunas reflexiones un poco “radicales”, pero que considero importante verlo de esta manera para lograr resultados óptimos y generar una mayor conciencia sobre este tema, ya que las decisiones que tomes hoy impactarán el resto de tu vida, y si tienes hijos, es mejor que pienses bien tu proceder.

  1. El divorcio hay que verlo como un trabajo

Un trabajo no muy agradable pero un trabajo al fin…. y ¿por qué hago esta analogía? Te lo explico a continuación:

Cuando pierdes tu trabajo, o decides cambiarte de empresa y buscar algo nuevo, ¿qué haces?

Te preparas, arreglas tu currículum; si tienes una entrevista, te documentas, buscas algunas preguntas que te puedan hacer, las practicas, llamas a un asesor de carrera o a esa amiga que trabaja en Recursos Humanos para que te guíen, buscas el website de la empresa, lees a qué se dedican… entre muchas otras estrategias que puedes implementar, para lograr ese trabajo que anhelas.

Y te pregunto: ¿te estás preparando adecuadamente para vivir tu proceso de separación y divorcio?, ¿estás investigando lo suficiente?, ¿sabes cómo atender tus estados emocionales durante el quiebre sentimental?

Es por eso que digo que el divorcio es un trabajo, porque requiere dedicarle mucho tiempo para prepararse bien, y son pocos los que realmente hacen la tarea.

Muchas personas hacen muy poco, solo se limitan a buscar informacion sobre el abogado que les ayudará a poner fin a la relación de forma legal, proceder con la separación de bienes y la manutención de los niños. Te pregunto, ¿es acaso eso suficiente?

Cómo puedes tomar decisiones adecuadamente si no sabes cómo lidiar con la rabia, con el desamor, con la tristeza, con la depresión, la desmotivación, la culpa, la frustración y el miedo a lo que vendrá.

Muchas personas se preparan más para buscar un trabajo que para lidiar con una separación o divorcio.

Es en estos puntos en donde requerimos de más entrenamiento… no solo vas a necesitar un abogado o mediador, también es importante invertir en un terapeuta, coach o psicólogo que te acompañe emocionalmente en tu proceso, un profesional que te guíe a tener tu mente más clara para ayudarte tomar las decisiones mas idóneas.

  1. Otra perspectiva – te despidieron del trabajo o decidiste dejarlo-

Para continuar con la analogía, el divorcio es como un trabajo que dejaste o que te despidieron.

Entonces, ¿qué queda de tu parte? En ambos casos, agradecer el entrenamiento adquirido, los aprendizajes (aunque ahora sientas que no haya nada que agradecer) y seguir para adelante, pero vas a requerir de un reentrenamiento de tu mente para lograr tu objetivo:

“incluir nuevos hábitos a tu vida, aprender a vivir sin él, aprender a lidiar y neutralizar tus pensamientos negativos, y este es un trabajo de reinvención y transformación personal que te ayudará a salir del foso, encontrar la paz mental, restablecer tu autoestima y volver a sentirte feliz contigo misma”. ¿Sabes cómo hacerlo?

  1. Una decisión importante: Eres la presidenta de tu vida, la CEO.

¿Qué hace un presidente de empresa? Cuenta con un equipo de trabajo para salir adelante. Lo mismo debes hacer tú, contar con tu equipo. Pensamos que somos fuertes, que podemos con todo, ¡a mí nada me tumba!, pero en realidad no es así, debemos permitirnos ser vulnerables y aceptar el apoyo que requerimos.

En estos momentos se requiere de mucha objetividad, y esta se transforma en subjetividad por la emocionalidad tan fuerte a la que estamos expuestos por el desamor.

Entonces, ¿qué equipo necesitas para sacar este trabajo adelante?

  1. Un buen abogado o mediador
  2. Un contador o financiero (lo que en Estados Unidos llaman un financial advisor) para ayudarte a entender las complejidades de los temas de contabilidad, taxes, 401K y otros temas que quizás no manejes muy bien.
  3. Un coach de divorcio, psicólogo o psicoterapeuta, para estabilizar tu mente, para poder desahogarte en un ambiente de total confianza, lograr las recomendaciones óptimas, no descarrilarte y no tomar decisiones apresuradas y sin buen fundamento.
  4. Un curso o un libro guía (autoayuda). Un libro de cabecera que cada vez que lo leas, encuentres un mensaje motivador que te ayude a recordar que de esta vas a salir.
  5. Un presidente invierte en recursos para lograr un buen retorno de la inversión.

En el caso del proceso de separación, una cabeza clara y nítida puede hacerte cometer menos errores y tomar decisiones más acertadas. Tendrás que negociar muchas veces, reunirte con tu ex para llegar a acuerdos, y si la negociación no es buena, como ocurre en muchos casos, tendrás la tentación de tirar la toalla, y es allí en donde un buen equipo de profesionales te va a ayudar a que no lo hagas, porque está en juego tu futuro y el de tus hijos si los tienes.

Estos servicios son absolutamente necesarios y deben verse como una inversión, no como un gasto.

Créeme que he visto casos, en donde luego, con el paso de los años, hay mucho arrepentimiento por no haber buscado la ayuda necesaria. Los errores del pasado no se pueden enmendar y pueden tener consecuencias poco agradables.

Mantener el buen juicio, la compostura y un punto de vista objetivo no siempre se logra. Documéntate, busca apoyo de los profesionales que aquí menciono, y recuerda que este equipo es vital para que el trabajo del divorcio deje en ti un resultado positivo.

Invertir ahora en ti, es invertir en un mejor futuro, no es juego.

Conoce más sobre mi curso online “Nuevos Comienzos” para superar la ruptura sentimental:



Deja tus comentarios aquí: