El estrés laboral

El estrés laboral

El estrés laboral o en el trabajo es un tipo de estrés propio de las sociedades industrializadas, en las que la creciente presión en el entorno laboral puede provocar saturación física o mental del trabajador. Esto genera diversas consecuencias, que no solo afectan a su salud, sino también a la de su entorno más próximo.

El estrés laboral aparece cuando las exigencias del entorno superan la capacidad del individuo para hacerles frente o mantenerlas bajo control, y puede manifestarse de diversas formas. Algunos de sus síntomas más frecuentes van desde la irritabilidad a la depresión, y por lo general están acompañados de agotamiento físico y mental.

Además, el estrés en el trabajo está asociado con una reducción de la productividad de las empresas y un descenso de la calidad de vida de aquellos que la sufren. Puede incluso ser motivo de baja laboral en los casos mas graves, por lo que es conveniente aprender a combatirlo y conocer técnicas eficaces de manejo. También es útil la realización de determinados ejercicios para eliminar la tensión y escuchar música antiestrés.

DEFINICIÓN DE ESTRÉS LABORAL

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), “el estrés laboral es una enfermedad peligrosa para las economías industrializadas y en vías de desarrollo; perjudicando a la producción, al afectar a la salud física y mental de los trabajadores”.

La mayoría de los autores definen el estrés laboral como un conjunto de reacciones físicas y mentales que sufre un empleado cuando se ve sometido a diversos factores externos, que superan su capacidad para enfrentarse a ellos. Estas reacciones pueden ser fisiológicas, cognitivas, conductuales o emocionales, y por lo general van acompañadas de agotamiento físico o mental, angustia y sensación de impotencia o frustración ante la incapacidad del individuo para hacer frente a la situación o situaciones que generan ese estrés. Un ejemplo clásico de estrés laboral es el síndrome del trabajador quemado, que suele darse en aquellos puestos de trabajo relacionados con atención al público. Este tipo de puesto en muchas ocasiones va acompañado de una sobrecarga laboral (por ejemplo, una exposición continua a reclamos o quejas de clientes), lo que genera una situación de estrés permanente y acumulativo en el empleado. Finalmente el trabajador pierde la motivación y se produce una dinámica mental negativa que le hace percibir cada nueva jornada como interminable.

CAUSAS DEL ESTRÉS LABORAL

El estrés laboral puede estar originado por una excesiva carga de trabajo, por un elevado nivel de responsabilidad que pone a prueba la capacidad del individuo o por unas relaciones sociales insatisfactorias en el puesto de trabajo. Si bien cualquiera de estos tres factores puede originar estrés laboral, en ocasiones una combinación de los mismos puede resultar en situaciones más grave que a la larga son más difíciles de tratar. Además, a estos tres factores se añaden otros que pueden generar situaciones estresantes, como la mala planificación de turnos u horarios o una remuneración inadecuada del trabajador.

En realidad, el estrés es una respuesta fisiológica natural del ser humano, pues actúa como un mecanismo de defensa que prepara a nuestro organismo para hacer frente a otras situaciones nuevas, que presentan un nivel de exigencia superior o que se perciben como una amenaza. El problema se da cuando esta respuesta natural del organismo se activa en exceso, lo que puede dar lugar a problemas de salud en el mediano y largo plazo y determinados entornos, como el laboral, pueden ser propicios para ello. No obstante, es conveniente señalar que no todos los trabajadores reaccionan de la misma manera, ni un factor que genere estrés en un individuo tiene necesariamente por qué generarlo en otro, o con la misma intensidad.

SITUACIONES DISTINTAS EN EL ESTRÉS LABORAL

Dos situaciones distintas se presentan con el estrés. Una es el estrés positivo, cuya función principal es proteger el organismo y prepararlo frente a posibles amenazas o situaciones que requieran de todas nuestras capacidades físicas y mentales para realizar satisfactoriamente una determinada tarea. Es un estado en el que el organismo logra enfrentarse a las situaciones difíciles, e incluso puede llegar a obtener sensaciones placenteras con ello. En el contexto laboral sería la situación ideal de equilibrio.

La otra es el estrés negativo que es el resultado de una respuesta excesiva al estrés o prolongada en el tiempo, que puede dar lugar a desequilibrios físicos y mentales, saturando nuestro sistema fisiológico. Además, esta respuesta excesiva acaba por reducir nuestra capacidad de atención, de decisión y de acción, lo que perjudica también nuestras relaciones con los demás, al modificar nuestro estado de ánimo.

CONCLUSIÓN

El estrés laboral genera ausentismo laboral y merma la capacidad productiva de aquellos que la sufren. La Organización Mundial para la Salud ya define al estrés laboral como una epidemia mundial, a la luz de los datos estadísticos que develan que este particular tipo de estrés está llamado a convertirse en la nueva epidemia del siglo XXI.

La mejor técnica para evitar caer en situaciones estresantes es evitar de manera eficaz todo aquello que nos lleva a desequilibrios emocionales o laborales con el fin de prevenir los efectos agudos ocasionados por el estrés.

Existen diferentes formas de prevenir el estrés laboral que pueden ser aplicadas de diferentes maneras a cada individuo. Hay un aspecto muy importante que es necesario mencionar, y es la necesidad de cambiar estilos de vida rutinarios e incorporar nuevos hábitos que son sencillos y pueden ayudar a la salud física y mental para obtener buenos resultados.

Referencias

  • Organización Internacional del Trabajo (OIT)



Deja tus comentarios aquí: