Banner Cabecera

El estresante estrés ¿cómo combatirlo?

Me ha costado tanto encontrar una persona que me diga que esta relajadísimo y que no sufre de estrés. Quizás haya visto unos cuantos en esos centros de meditación o budistas que con muy poca frecuencia suelo visitar con el propósito de encontrar un poco de paz y tranquilidad.

Ese estrés que ya se ha vuelto parte de mí, debo tratar de eliminarlo porque está afectando mi salud, mi estado de ánimo y por consiguiente las relaciones con las personas que se encuentran a mi alrededor.

Tomar conciencia de lo que me sucede ha sido el paso más importante y a la vez motivador para comenzar inmediatamente con las acciones, a fin de solucionar este asuntito que tengo conmigo misma.

He comenzado por lo que me es más fácil: leer un nuevo libro. Eso me encanta y me resulta terapéutico al mismo tiempo. También he tomado baños en la tina con agua tibia a la que le he agregado unas gotas de aceite de esencias o sales de baño.

Pero también existen otros pasos que se consideran esenciales para liberarnos de ese huésped intolerable que se alberga en nuestras vidas y al que hemos llamado estrés.

En primer lugar aceptar la realidad. Muchas veces nos desgastamos pensando en lo que paso y pudo ser, envés de mirar hacia delante aceptando lo que se vive en el momento. Debemos pensar en el ahora pues de esta manera podremos escoger el lado positivo de las circunstancias que se nos presentan, evitando así los sobresaltos y las preocupaciones.

No detenerse a esperar. Uf ¡que tarea mas difícil! Esperar ciertos resultados y darnos cuenta de que la realidad es otra conlleva terribles decepciones. Lo ideal es aceptar lo que se nos presenta entendiendo que no todo está bajo nuestro control. En otras palabras, hay que decirle adiós a las expectativas porque el pasado ya pasó, el futuro no existe, y por lo tanto hay que concentrarse en el presente.

Pensar en todo lo que tenemos que hacer, definitivamente no nos ayudará a avanzar más, y mucho menos adelantarnos al futuro, así que vivamos el presente sin tanto agobio. Siento que sería algo así como la reinterpretación de lo que vivimos cada día dentro de lo cual somos nosotros los únicos que podemos juzgarnos. Así seremos capaces de escoger solo el lado positivo de las cosas ya que el lado negativo solo nos traería más preocupación.

Creo que este asunto de liberarnos del estrés tiene que ver más con la manera de cómo nos veamos a nosotros mismos, de aceptar nuestras emociones tal cual se van presentando, de identificar todo eso que nos sucede, de no esperar comparaciones.

Pienso que tenemos que escuchar lo que hay dentro de nosotros, simplemente escucharnos…

 

 

 

 

 



Deja tus comentarios aquí: