El mantra de lo disfuncional

El diccionario de la Real Academia define “funcional” como: adjetivo que dicho de una obra o de una técnica “Eficazmente adecuada a sus fines”.

Mientras por el otro lado “Mantra” en wikipedia se define como: recursos para proteger a nuestra mente contra los ciclos improductivos de pensamiento y acción. Aparte de sus aspectos vibracionales benéficos, los mantras sirven para enfocar y sosegar la mente. Al concentrarse en la repetición del sonido, todos los demás pensamientos se desvanecen poco a poco hasta que la mente queda clara y tranquila. Los mantras pertenecen pues al domino de lo sagrado, constituyen el lenguaje divino, y su eficacia es perfecta, “siempre y cuando sean pronunciados correctamente”.

Teniendo estas definiciones en mente les invito a escribir en un pedazo de papel aquellas palabras “generales” que repite constantemente a través del día, quizá alguna de ellas sean; luchar, guerrear, cambiar, crecer, empujar, evolucionar, bueno, malo, culpable, sacrificio, sufrimiento, dolor, suerte. Una vez tengan la lista completa, traten de sumar las veces que usualmente la repiten a diario.

Ahora anote aquellas palabras que utilizan cuando hablan acerca de una persona en particular, esta podría ser su pareja (mejor llamémosla compañera/o), familiares cercanos, vecino, jefe, compañero de trabajo, profesor, amiga (o), hasta un cliente o proveedor puede ser incluido.

Ya que tiene juntas las palabras “generales” y con las que se “refieren” a una persona, ahora escriba los sentimientos que ha tenido durante el día, estos podría ser felicidad, rabia, sosiego, fastidio, tristeza, envidia, pena, obstinación, incertidumbre, pobreza, castigo, insuficiencia, MIEDO.
Por último anote las frases o palabras con las que califica el resultado de su jornada diaria. Podría encontrar éxito, frustración, pérdida de tiempo, provecho, algo productivo, todavía falta, no he llegado aún…, mañana será otro día.

¿Se dan cuenta lo que acaba de suceder? Con todas estas listas usted ha escrito la letra de su mantra disfuncional, cargado de pura inconsciencia. Observen todas aquellas cosas que le generan miedo, ellas son puro desconocimiento. Las emociones que usted cree como verdaderas solo nacen de los conceptos y el resultado al que usted llega no describe la relación de su “SER” con cada minuto transcurrido.

Ahora que toca, ya lo vio, el cambio está hecho, ya no necesita hacer más. Ahora con atención insertará nuevas palabras, referencias, generará otro tipo de emociones y el resultado de su jornada será como de otro mundo porque ahora se parece a su “SER”.

Diria Albert Eistein “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo…”.

Desarrolla un mantra funcional con palabras que realmente se parezcan a ti. En tu mantra habla de tu conexión con todo a lo que de verdad representas, honra la intención de tu alma con ellas.



Deja tus comentarios aquí: