El tiempo libre como fuente de riqueza adicional

Siempre hablo en Inspirulina sobre lo importante que es el tiempo para mí y cómo lo uso como una herramienta para sentirme mejor conmigo mismo.

También comento siempre lo vital que es usar ese tiempo libre como una herramienta de crecimiento. Y en cómo una de las formas en que podemos estar mejor con nosotros mismos es hacer algo que nos guste. En mi caso una de las cosas que más me gusta a mí es ayudar a otras personas. Tender puentes.

Y es en eso que he invertido parte de mi tiempo libre. Como me gusta ayudar, comencé a generar una serie de guías de viajes online para viajeros. Comencé haciendo una fuente de información fiable para aquellos que visitaban la ciudad donde resido actualmente: Lisboa.

Cuando comencé a escribir esta guía de viajes JAMÁS pensé que sería una fuente tan rica de satisfacciones. Mucho menos sabía el potencial que tenían este tipo de contenidos para generar dinero. De hecho siempre lo digo, cuando recibí los primeros 3€ de comisiones ¡me sentí como Bill Gates!

Alguna de las otras satisfacciones que me ha dado esta guía es recibir invitaciones con toda mi familia para pasar momentos “VIP” en lugares increíbles a los que de otra forma no hubiera tenido acceso, o si lo hubiera tenido jamás se me habría ocurrido gastar lo que había que gastar.

Luego de la primera guía busqué otros editores en otras ciudades para enseñarles mis métodos y expandir a otras ciudades que hoy por hoy ya ven los frutos de su trabajo.

En esencia, la idea partió de disfrutar ese tiempo libre que me sobraba y convertirlo en algo que tuviera valor para otras personas, además de una retribución en dinero en un futuro cercano.

Si sientes algo así, debes escuchar el llamado y hacer algo que haga tu vida más rica. Quizás lo tuyo no es hablar de tu ciudad, sino ayudar a conseguir hogar a perros abandonados. O enseñar a otros a cocinar sushi. O ¡hacer reír a otros! Lo cierto es que este tiempo libre es importante invertirlo en nosotros, en algo que nos haga sentir útiles y con lo que podamos ayudar a otros. Y mucho mejor si con ello nos estamos forjando un mejor futuro desde todos lo ángulos que propongo aquí.

Yo por mi parte y tras varios meses pensándolo decidí lanzarme al agua y hacer un curso para enseñar lo que yo hago.

Hay oportunidades en todas las ciudades latinoamericanas, americanas y europeas, sobre todo en aquellos lugares donde el turismo está comenzando a ser una fuente de ingresos en ascenso. Hay casos asombrosos como algunos países en Centro América, Brazil, Colombia, Chile, Perú y por supuesto México y Argentina.



Deja tus comentarios aquí: