Escritura terapéutica. 8 pasos para sanar a través de la escritura

Escritura terapéutica. 8 pasos para sanar a través de la escritura
  1. Cómprate una bonita libreta. Se va a convertir en tu compañera de viaje a esa Isla de Ser.
  2. Podemos empezar escribiendo, cada mañana, tres páginas. Sin corregir, sin analizar. “Páginas matutinas” las llama J. Cameron en su libro El camino del artista. El único cometido de estas páginas es soltar las rumiaciones. La escritora nos dice que tener este pequeño ritual todas las mañanas apoya nuestra creatividad y libera nuestra mente.
  3. Escribir lo que queremos visualizar para nuestras vidas. Con todo lujo de detalles. Mientras lo imaginas, seguro que acabas con una sonrisa en tu boca el tiempo que dure, y además te ayudará a clarificar tus deseos, objetivos y sueños.
  4. Esa libreta es tu compañera de viaje. Cuéntale tus ideas, tus desvelos, tus rumiaciones, tus ilusiones y deseos…
  5. Llevar estos cuadernos nos ayudará a darnos cuenta de muchas cosas importantes: a establecer objetivos, hacer listas y llevar una especie de diario de hábitos que queremos cambiar y adquirir. Herramienta de psicología positiva.
  6. Crea personajes: a otros y a ti mismo. Crea tu Yo ideal y las aventuras que le gustaría vivir. ¿Cómo sería?
  7. Juega con la imaginación, pero siempre siendo consciente de lo que está al alcance de ti mismo, lo que de ti depende.
  8. El diario de gratitud es una forma de centrarnos en las cosas agradables, positivas, por las que estar agradecido cada día. Es otra forma de llevar nuestra atención a pequeños detalles que damos por hechos o dados, pero que hacen nuestra vida más fácil, agradable y bonita.

No tienen que ser grandes cosas, las pequeñas componen también el todo que es nuestra vida. Agradecer a las personas que mantienen limpias nuestras calles, el olor de una flor, el canto de un pájaro en nuestra ventana, el sabor del café, la cama donde duermo, la sonrisa de un amigo, etc…



Deja tus comentarios aquí: