Estrategia personal y cómo hacer un plan de vida

De vez en cuando te pones a pensar sobre tu vida y su futuro, reflexionas, te alientas internamente a seguir avanzando, incluso te motivas… Pero al día siguiente no quedan rastros de toda esa energía momentánea que generaste en ti, ha desaparecido.

Y se ha esfumado porque todo lo que ronda en tu cabeza son sueños solamente, sueños temporales que vienen y van pero que no tienen un proceso de “aterrizaje” que nos haga trabajar por ellos de manera recurrente y sin desfallecer.

Nos pasamos el día haciendo muchas cosas, reuniones, entrevistas, terminando informes, estudiando, visitando a clientes, saliendo con amigos, siempre estamos haciendo algo… Pero, ¿será que lo que estamos haciendo impacta positivamente en los grandes objetivos de nuestra vida?, ¿tenemos escritos dichos grandes objetivos personales?, siempre para ilustrar este punto me gusta citar un dialogo de “Alice in Wonderland” que dice así:

¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?

– Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar.

– No me importa mucho el sitio.

– Entonces, tampoco importa mucho el camino.

Queda claro que sin un plan específico y alcanzable a ningún lado vamos a llegar por más que “hagamos” mucho, es por ello que te propongo utilizar los niveles de perspectiva que plantea el método GTD (productividad personal) para construir tu estrategia personal y hacer un plan de vida exitoso, empecemos con dichos niveles:

Nivel 1 – Propósito de vida: Describe todo lo que da significado a nuestro ser y existencia, aquí entramos en un terreno filosófico para poder explorar esto. ¿Es la felicidad la razón de ser de nuestra vida?

Nivel 2 – Visión: Anclado directamente a nuestro propósito llega el conjunto de “visiones” que, con un horizonte de varios años, son la verdadera hoja de ruta de nuestra vida, dado que acá empezamos a tener enunciados mucho más tangibles.

Nivel 3 – Objetivos: Los objetivos, según GTD, son elementos que son declarados para un mediano plazo (1 – 2 años), tendremos algunos principales y otros secundarios que sirven de soporte complementario.

Nivel 4 – Proyectos: Son un conjunto de tareas y acciones, son muy específicos y están creados para acercarnos al logro de nuestros objetivos. Cobran mucho sentido en combinación con otros proyectos paralelos.

Nivel 5 – Acciones: Es el elemento indivisible de acción en nuestra vida, su horizonte es inmediato y son básicamente tareas y pendientes que debemos ir haciendo en todo momento, van ancladas a un proyecto.

Nivel 6 – Áreas de Responsabilidad: Juegan un rol transversal en nuestro mapa estratégico, puesto que son grandes categorías de nuestra vida, por ejemplo: Finanzas, salud, entretenimiento, educación, carrera profesional, etc.

Ya tienes las herramientas, ahora necesitas construir tu plan de vida propio, para ello haz el ejercicio de liberar tu mente y con un lápiz y un papel en blanco empieza a escribir todo lo que venga a tu cabeza, proyectos, planes, ideas, sueños, etc., cuando finalices este paso te tocará ordenar cada cosa y ponerlo en el nivel correspondiente.

En una próximo artículo te mostraré con un ejemplo muy detallado todo lo tratado en este artículo, está atento y no olvides comentar y compartir si te ha gustado esta información.

¡Hasta la próxima!



Deja tus comentarios aquí: