Fortalece tu red de contactos a través de la gratitud

Fortalece tu red de contactos a través de la gratitud

Uno de los activos del profesional o empresario está representado por sus conexiones. Y aun cuando conexión suene a redes sociales es mucho más que eso.

En el pasado las conexiones estaban representadas por los conocidos y asociados que hacíamos en nuestro entorno inmediato, cuando mucho en nuestra ciudad o país, para los mas célebres. Hoy en día el alcance de nuestras conexiones puede ser global, en la medida en que seamos capaces de sacar provecho de las tecnologías disponibles.

No obstante, nada sustituye una frase expresada apropiadamente, un mensaje oportuno, una ayuda o apoyo ofrecido sin más interés que el de servir. Estos son elementos fundamentales para las relaciones humanas, y las conexiones profesionales no son la excepción.

Cuando hacía la investigación para mi libro Viviendo en modo agradecido, encontré un estudio que mostraba cómo a través de la gratitud se reforzaban las conexiones profesionales en un porcentaje muy elevado.

Hoy quiero compartir con ustedes algunas ideas prácticas, basadas en los resultados de esa investigación, que pudieran ayudar a fortalecer tus conexiones profesionales a través de la gratitud:

  1. Desarrolla el hábito de agradecer siempre.

Se trata de expresar en forma breve, sincera y oportuna tu apreciación por lo que otras personas hacen por ti. Simplemente diciendo “Gracias, [nombre de la persona], esto que haces me ayuda/facilita el día/gusta mucho” puede ser suficiente. Como todo hábito, esta práctica se fortalece con la repetición y quizás con una recompensa mental que consiste en felicitarte cuando lo hagas. A medida que el hábito se afiance, la recompensa será el sentimiento de satisfacción o alegría por haber expresado tu gratitud a tiempo.

  1. Tómate el tiempo para escribir tu agradecimiento.

Algunos gestos, apoyos o servicios que recibimos de otros ameritan la milla extra que para muchos significa escribir una nota de agradecimiento. Puede ser un comentario en redes sociales, un mensaje de texto o un correo electrónico, un poco más largo o formal. Lo importante es que sea genuino, que escribas porque realmente sientes que quieres hacerlo. Sobre todo, si la persona a quien agradeces es muy ocupada e importante, recibir una nota corta pero sincera puede ayudar a destacarte de entre quienes se acercan solo a pedirle cosas, o a expresar satisfacción porque los ayudaron, no a expresar gratitud. Y esta es una distinción importante: la gratitud es auténtica, se expresa porque se siente, no porque sea solo conveniente, lo esperado como regla de etiqueta o porque “no queda de otra”. Es por ello por lo que es muy importante ser genuinos a la hora de escribir un mensaje de agradecimiento. La hipocresía se nota.

  1. Agradece con la acción.

Esta es para mí la verdadera práctica de quien vive en modo agradecido. Consiste simplemente en devolver el favor que recibiste de alguien, expresando que tu acción es un gesto de gratitud. No siempre se puede devolver el gesto a quien nos favoreció originalmente. Pero si ofreces ese mismo tipo de ayuda, ese mismo beneficio que en su momento recibiste, a una persona nueva o diferente a tu benefactor, también se vale. Y es tu decisión si divulgas tus razones (“hago esto en gratitud a quien en su día hizo algo similar por mí”) o si no compartes tu motivación. En todo caso, esta actitud te permitirá ganar más conexiones genuinas, mejorar el ambiente de trabajo y, sobre todo, te hará sentir mejor a ti. Esto es lo que los psicólogos llaman “la nota del altruista”: una especie de emoción positiva que sienten las personas que hacen el bien a su prójimo, en este caso sería a personas en tu círculo profesional.

¿Te animas a poner en práctica estas ideas? Si quieres conocer más sobre cómo la gratitud puede apoyarte a mejorar tu vida profesional y personal, te invito a leer mi libro Viviendo en modo agradecido, premiado en 2017 en la categoría Inspiración por la revista Focus on Women de Baltimore, EE. UU.



Deja tus comentarios aquí: