Fracasar: ¿un paso previo para el éxito?

Un ejemplo claro donde podemos visualizar lo que representa aprovechar fracasos o momentos de crisis como una oportunidad para construir “éxito”, está en la secuencia biográfica en el área política y financiera del Presidente Abraham Lincoln. Observen una secuencia histórica de hechos y acciones, donde la constancia y el “temperamento” frente a aparentes fracasos, pueden traer resultados positivos, como haber alcanzado la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica:

  • Falló en los negocios en el año 1831.
  • Perdió para legislador en el año 1832.
  • Falló en los negocios por segunda vez, terminando en la quiebra económica en año 1833.
  • Sufrió un “quiebre nervioso” en el año 1836 y fue internado en un hospital.
  • Perdió para vocal en el año 1838.
  • Perdió para elector en el año 1840.
  • Perdió para congresista en año 1843.
  • Perdió para congresista en el año 1848.
  • Perdió para el senado en el año 1855.
  • Perdió para vicepresidente en el año 1856.
  • Perdió para senador en el año 1858.
  • Fue electo como presidente de los Estados Unidos de Norteamérica en 1860 y hasta el día de hoy es uno de los hombres más representativos y emblemáticos en la historia de este país.

Los momentos y/o situaciones de fracaso no están alejados de ninguno de nosotros;  en efecto representan algo que se manifiesta normalmente en nuestra vida y a todos los niveles dentro del ámbito personal y profesional. La diferencia radica en la manera como afrontemos estas situaciones y los retos y cambios que éstas representan. En época de crisis es cuando se “pone a prueba la naturaleza” de cada ser humano; podemos llorar y quejarnos o abrirnos paso e ir más allá, para ver la oportunidad que existe y se nos presenta.

Todo reside en una mayor parte al descubrir el aprendizaje detrás de una crisis, la actitud que asumimos frente a ella, la respuesta neutral o positiva ante la experiencia que se presenta; aunque aparentemente se vea inmanejable, la capacidad de auto-recuperación emocional o como dijo el Presidente Abraham Lincoln: “no dejes de estar en movimiento”.



Deja tus comentarios aquí: