Banner Cabecera

El futuro del trabajo: 5 cosas que puedes hacer

el futuro del trabajo

¿Es cierto aquello de que un robot te reemplazará en tu trabajo? No solo es cierto, sino que ya mismo es una realidad en muchas funciones laborales en el mundo.

Estamos viviendo otro enorme cambio, tal como fue aquel de la revolución industrial. ¿Qué fue aquello? La Revolución Industrial es un período perteneciente a la historia moderna en el que tuvieron lugar un gran conjunto de transformaciones en el ámbito económico, sociológico, tecnológico y cultural. La Revolución Industrial surgió entre la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX en Gran Bretaña. Después, se extendería hacia los demás países del continente europeo y del mundo, y concluyó aproximadamente en 1914.

La Revolución Industrial supuso el fin:

  • Del trabajo manual y artesano.
  • El nacimiento de la producción industrial.
  • Se introdujeron nuevos materiales como el hierro y el acero.
  • Se inventaron sistemas para mecanizar las industrias textiles.
  • El comercio experimentó una gran expansión provocada por la mejora de las carreteras y el transporte, la invención del ferrocarril y de la máquina de vapor.
  • Con la producción industrial se aumentó la cantidad de productos y se disminuyó el tiempo y el costo, dando lugar a la producción en serie.

Luego vino la era postindustrial y, más recientemente, la revolución tecnológica. Hoy estamos ante un nuevo cambio de paradigma en el mundo del trabajo: la Cuarta Revolución Industrial, como la llaman los expertos.

Como puedes ver, no hay gran diferencia con lo que vivimos actualmente, más allá de los avances en todos los campos y la necesaria adaptación de los seres humanos a la nueva realidad.

  • Datos para tomar conciencia

En el estudio titulado El futuro del trabajo, el Foro Económico Mundial, junto con ONG de distinto tipo y sectores, indicaron que antes del 2020 se crearán 2,1 millones de nuevos puestos de trabajo, y que se perderán cerca de 5 millones a nivel global.

Muchas tareas que hasta ahora, en el mundo, realizan personas, serán reemplazadas por la inteligencia artificial, la robótica y la nanotecnología. Las compañías que desde hace décadas vienen avanzando en estos campos tienen excelentes oportunidades de seguir creciendo y expandiéndose.

Las nuevas áreas de especialización laboral indican que, actualmente, la mayoría de los nuevos trabajos están cada vez más orientados hacia la informática, las matemáticas, la arquitectura y la ingeniería, la ciencia en general.

Como ejemplo, aquí tienes algunas de las tareas que ya están haciendo los robots: atender al público; conducir maquinaria; cosechar alimentos; llevar la contabilidad completa de grandes empresas; cuidar niños mientras los padres hacen compras; cocinar con lo que haya disponible en casa; diagnosticar enfermedades y hacer informes médicos; operar inclusive a distancia; reemplazar a los astronautas; suplantar miembros amputados; sentir emociones básicas y dar millones de respuestas; atender negocios y bibliotecas; dar clases de apoyo en todo tipo de materias.

En inteligencia artificial: ya se utiliza para la toma de decisiones acerca de cuándo plantar y cosechar en agricultura, teniendo en cuenta el clima segundo a segundo; organizar pedidos ordenados por los clientes; administrar depósitos completos; entender las reacciones emocionales de las personas; brindar contención básica y orientación en situaciones de riesgo; ofrecer millones de informaciones habladas, escritas y en cualquier lenguaje, en microsegundos; manejar las finanzas e inversiones de una empresa, familia o una persona; organizar viajes de todo tipo.

  • 5 cosas que puedes hacer desde hoy

Si bien hay múltiples iniciativas mundiales para incentivar en innovación para amortiguar los efectos del cambio que ya estamos viviendo, es tu elección individual y tu actitud lo que necesitas observar para seguir en camino.

Muchas personas, sindicatos, sectores completos se sienten enfadados con los cambios. ¿Hay algo que puedas obtener si, solamente, te resistes? Lo que resistes, persiste. Porque si no lo asumes, igual va a ocurrir, por más que no te guste. Entonces, lo mejor es invitarte a avanzar, crecer, evolucionar, reinventarte y transformarte.

De nuevo: ¿Te cuesta cambiar? Perdiste. ¿No te gustan las transformaciones globales? Estarás fuera del mundo. ¿Te opones a que algo nuevo reemplace tu trabajo? Estarás desempleado el resto de tu vida y nadie te mantendrá. ¿Eso es lo que quieres? Piénsalo. La respuesta está en ti; no en las empresas, ni gobiernos, ni los robots, ni la inteligencia artificial.

Este es un cambio de raíz profundo, cultural, global e imparable; tan imparable y fuerte como fue la Revolución Industrial que mencioné arriba, y la tecnológica —de la que todos somos testigos.

Aquí van las cinco cosas que puedes empezar a hacer hoy mismo para acompañar este arrasador e imparable proceso de transformación mundial:

  1. Se valorarán más las competencias sociales. En la Universidad de Harvard han estudiado que, cada vez más y de cara al futuro inmediato, compartir y negociar permanentemente son dos habilidades estratégicas para todas las funciones laborales. Estas dos cosas, que se han visto desde el preescolar en adelante si tuviste acceso a educación, son fundamentales. Si no las tienes, desarróllalas. Toma cursos, entrénate con tu familia y en tu labor actual, mejora tu performance, prueba cómo hacer distintas las cosas de siempre, aprende.
  2. Empatía y colaboración. Como habrá muchas tareas reemplazadas por robots (lo que antes hacían máquinas en la revolución industrial), necesitarás mejorar todas tus habilidades de ponerte en los zapatos del otro, y de colaborar y cooperar. No existirán trabajos unipersonales: todo será en equipo. Si eres tímido, retraído, egocéntrico o narcisista, quedarás fuera del mercado. Haz psicoterapia, empieza a conocerte mejor, bucea profundo, toma sesiones de coaching con un excelente profesional, incorpora habilidades blandas.
  3. No alcanza con ser experto en un solo campo. La Cuarta Revolución Industrial que ya empezó requiere que salgas al mundo, conectes con personas distintas todo el tiempo y asumas riesgos. Integra conocimientos variados, no exclusivamente los específicos que haces hasta ahora. Empieza por experimentar pequeños cambios. Haz cosas diferentes que te saquen de la rutina laboral. Crea sistemas y rediseña procesos acordes a estos tiempos. Flexibiliza los paradigmas con los que te criaste, y que son los que no te permiten mirar el mundo con nuevos ojos.
  4. Si tienes habilidades duras, incorpora lo contrario; y viceversa. El nuevo tiempo trae más oportunidades para las personas flexibles. Si tu hemisferio izquierdo del cerebro (mental, racional) es predominante, necesitas incorporar ya mismo habilidades blandas (propias del hemisferio derecho), como la comunicación, la empatía, la cooperación, las emociones. Si no lo logras, estás afuera.
  5. Trabaja junto a otros. Esto es muy distinto a trabajar “con” otros, que es como lo vienes haciendo hasta hoy. Estar junto a los demás, implica insertarte sin miedo en proyectos innovadores, de valor, que cambien las condiciones actuales de las cosas. Los procesos serán aún más acelerados que hoy, por lo que debes prepararte internamente. Medita, flexibiliza tus paradigmas. Reconoce tus creencias limitantes, y reemplázalas por otras más sabias y que acompañen mejor este nuevo tiempo. Si no lo haces desde hoy mismo, puedes estar seguro de que no estarás a la altura de lo que se requiere en este tiempo. Que no es un tiempo futuro. Es hoy.


Deja tus comentarios aquí: