Hombre de Valor para una Mujer Virtuosa.

La Biblia habla de una mujer en específico, una Mujer Virtuosa. Cito el  Libro de Los Proverbios 31,10:“Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?    Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas” en mi artículo anterior les hable de sus atributos; hoy escribiré acerca de ellos de ¿Cómo es un hombre de valor  para una mujer virtuosa?, según mi percepción.

Me traslade a la biblia y encontré a varios hombres de valor Abraham, Isaías, Moisés y David, y que por el espacio no podría nombrarlos a todos y a sus grandes victorias y debilidades; Hombres ejemplares todos. También  ella habla de Jesús, el hombre más maravilloso que existió, su impacto fue tal que dividió al mundo en dos eras, antes y después de Cristo. No tiene comparación, ni la muerte pudo con él.

Hace un tiempo atrás realice una lista donde buscaba  el  para qué el “hombre es bueno… y así fui desarrollando este tema,  un poco complejo por el contenido de dar el lugar y justo valor a ellos.

Después de hacer mi tarea y además buscar en mi árbol genealógico y observa las características de los hombres de mi familia y de las mujeres que lo conforman me dije que un hombre de valor para una mujer virtuosa ha de ser:

“Integro, honesto, ejemplar, honrado, justo, conocedor de su propósito de vida, poseedor de un corazón sincero, sencillo  y humilde que se derrama ante la presencia de Dios. Maestro y aprendiz, el cual ha de enfrentar sus miedos con gallardía”.

Ante todo caballero y como tal tiene el cuidado en el trato que da a las mujeres y a sus semejantes, todo lo que hace prospera, responsable y comprometido con la vida con su amor propio; la fuerza masculina lo caracteriza cuando se le requiere,  apoyando, amando, respetando, mimando la esencia femenina.

Es un excelente proveedor y sabe cómo llevar a cabo la representación de su hogar y familia. Se sienta, medita, planea y edifica su casa sobre la roca. Al Hombre le corresponde brindar protección Física, emocional y espiritual a su familia.

Con mirada en el presente, buscador de Dios en sí mismo.  Hombre de Fe, persistente, solidario, coherente y valiente,  con firme posición al actuar en medio de las crisis, buen amigo, fiel, leal, amoroso, paciente y trabajador,  práctico,  discreto e inteligente.

Un hombre que se capaz de tomarse las cosas con buen humor, generar relaciones asertivas, armoniosas, amorosas, fluidas,  y que a su vez sea espontáneo, natural, cuidadoso de su ser y de su físico.

Con buena y clara conexión con sus orígenes, manteniéndose conectado con sus raíces  esto le permitirá expandirse para amar, cuidar, proteger y que en todo momento genere seguridad en el hogar y en su mujer virtuosa.

En este siglo 21 Dios no ha cambiado su plan, tanto el hombre como la mujer son importantes en el plan de Dios y  el hombre es importante como hombre y la mujer es importante como mujer. Roles distinto. Mismo objetivo: “ser temerosos” para llevar a cabo la Obra de Dios.

La Obra de Dios es como la música producto de la armonía, la métrica, la melodía y el ritmo de la Sinfónica y ambos “hombre y mujer” son  como los instrumentos. El mundo solo puede escuchar la música o el ruido que de ella provenga; pero el director, Dios, puede distinguir quien aportó para su obra con el objetivo correcto y quién lo hizo para ser el protagonista del concierto. Nada funciona si cada quien no desempeña su papel a cabalidad. Nada funciona si no conocemos a Dios, Sin él, es imposible que las cosas vayan bien.

Creo que el Reto del Hombre de Valor es gigantesco para la sociedad actual y para la vida de una Mujer Virtuosa.

Albert Einstein dijo: “Intenta no volverte un hombre de éxito, si no volverte un hombre de valor.”

                                                                                      

 

Hoy abro el fluir del bien y recibo las respuestas que busco.

Odalis Vásquez Rojas

 

 



Deja tus comentarios aquí: