Banner Cabecera

Ideas para comer mejor

A la hora de comer, no se trata sólo de elegir los alimentos más saludables, es importante seguir algunos lineamientos que nos ayudarán a cultivar nuestra salud física y mental:

  1. No comer sin hambre: al comer sin apetito, somos más susceptibles a enfermarnos. Muchas personas comen por obligación. Con los niños es especialmente importante este punto, pues generalmente cuando están enfermos pierden el apetito y la tendencia es obligarlos a comer “para que sanen más rápido”. Sin embargo, es importante no acallar nuestros instintos. Si no, observa a los animales en la naturaleza, cuando están enfermos no comen, ayunan y este comportamiento les permite activar sus mecanismos autocurativos.8-vasos-de-agua
  2. Levantarse satisfecho de la mesa, no lleno: los excesos no sólo provocan sobrepeso, sino también son causa de pesadez y gases luego de las comidas y esto con los años se traduce en trastornos digestivos como gastritis, dispepsia, colitis, además de trastornos metabólicos, deterioro físico y mental y envejecimiento prematuro.
  3. Masticar y ensalivar muy bien los alimentos: los sólidos deben masticarse hasta tener la consistencia de una papilla, inclusive los líquidos deben ser bien ensalivados. De esta manera se evitan los gases, digestiones pesadas, gastritis, úlceras, estreñimiento. Además con ello asimilamos mejor los nutrientes y aprendemos a saciarnos en el momento adecuado.
  4. Ingerir suficiente agua: por regla general de 8 a 10 vasos diarios, aunque esto puede variar según los requerimientos de cada persona. Debe ingerirse a temperatura ambiente, pues el agua helada tiende a producir moco en el estómago y por ende digestiones incompletas. El primer vaso debe tomarse en ayunas, al levantarse. Muchas personas sufren de estreñimiento, infecciones urinarias o de cálculos debido a la insuficiente ingesta de agua.
  5. Ingerir el alimento lo más natural e integral posible: las frutas, hortalizas, legumbres, cereales y semillas oleaginosas son los mejores ejemplos y deben ser el fundamento de la dieta. Evitar los alimentos refinados, procesados, con aditivos químicos (colorantes, saborizantes, preservativos) o sometidos a altas temperaturas que alteran su valor nutricional.
  6. Combinar adecuadamente los alimentos: las combinaciones incorrectas más comunes son carbohidratos con proteínas, carbohidratos con carbohidratos, y carbohidratos con frutas cítricas. En la mayoría de las personas son causa de malas digestiones, pesadez, gases, etc. Lo adecuado es combinar la proteína con vegetales, resulta más digestiva.
  7. Comer en un ambiente agradable, sin prisa, preferiblemente en compañía de familiares o amigos y con una actitud mental sosegada. ¿A quién no le ha caído mal la comida luego de un disgusto o por estar apurado?


Deja tus comentarios aquí: