Ir más allá de las circunstancias que te retan…

Ir más allá de las circunstancias que te retan...
Si estás realmente determinado a trascender algo en tu vida, a ir más allá de tus limitaciones pero no entiendes porque te estás topando con una especie de muralla, bien sea de pensamientos, emociones o una serie de situaciones ocurriéndote que parecen impedir tu avance, lo que sucede es que estás acercándote al punto de no retorno del estado de conciencia que dejas, aquello que habías elegido ser esta siendo deshecho debido a tu nueva decisión. Ya no puedes sostenerte ahí.

Tu identidad anterior se ve amenazada y se pueden producir circunstancias externas que te generan dudas o que parecen impedir tu avance. Todas ellas son un reflejo interno que está ayudándote a definir y cuestionar si realmente quieres avanzar o no. Aparece un conflicto y cuestionamiento en ti. Por un lado tu conciencia se moviliza al nuevo estado al que tu alma anhela y esta lista para asumir. Pero por otro lado una parte de tu mente se aferra a tus circunstancias anteriores o un modo particular en el cree que ese cambio debería estar ocurriendo.

Te encuentras frente a dos caminos (alternativas internas): 1. Mantenerte en tu nueva visión, seguir avanzando y afirmar tu decisión que dice; ¡sí, estoy dispuesto!, asumiendo los desajustes que esto puede conllevar. 2. Mantenerte en tu estado de consciencia anterior, intentado sostener tu vida como era antes.

En realidad esta segunda opción de mantenerte en el estado de consciencia anterior ya no es una alternativa sólida, pues al tomar la decisión de trascender ‘ese algo’ ya comenzaste tu movilización del antiguo estado hacia uno nuevo. Intentar devolverte a tu conciencia anterior, aunque te dé una falsa sensación de estar a salvo, en realidad se experimenta como un purgatorio donde no estás ni aquí ni allá. Ya no te sientes afín y no encajas en esa vieja consciencia. Aún así, pensar en entrar plenamente en la nueva conciencia (nueva realidad, experiencia) puede producir ideas de miedo incertidumbre y dudas de no ser capaz. Creer en estas ideas sin cuestionarlas, te paraliza. Son sólo ideas, no verdades.

Sin embargo, todo aquel que verdaderamente se proponga ser completamente honesto con sigo mismo accederá a una nueva forma de ver, podrá ir más allá de sus pensamientos y evolucionará con éxito en el encuentro con su propio Ser y con su verdad.

No importa que tan contundentes parezcan ser las circunstancias externas y los obstáculos te indiquen que no puedes vivir la visión de tu alma, una nueva consciencia tendrá lugar en ti. Si tu decisión de renacer es firme, tendrás la sabiduría de seguir las pistas y los modos que te presenta tu Guía Interior. Así podrás soltar todo aquello que ya cumplió su propósito, aceptarás que no tiene sentido sostener lo que ya ha caducado y pasarás al otro lado del puente.

Trascenderás todo aquello que sea necesario, no a tu manera, sino de formas no imaginadas. Tu antigua consciencia y los efectos dolorosos se desvanecerán, dejando una extraña y linda sensación de paz. Nacerás a una nueva forma de ver tu vida con la confianza y claridad suficiente para caminar la ruta de tus nuevas posibilidades. 



Deja tus comentarios aquí: