Kairos, el tiempo de Dios perfecto

Kairos es una antigua palabra griega que significa el momento adecuado, el momento oportuno. Los griegos tenían dos palabras para referirse al tiempo: Cronos y Kairos. La primera se refiere al tiempo cronológico o secuencial, la segunda significa el tiempo, el momento indeterminado donde las cosas especiales suceden. Mientras la naturaleza de cronos es cuantitativa, la de Kairos es cualitativa.

Para algunos estar en Kairos o tener Kairos, momentos especiales, es tener suerte. Si asociamos suerte con lo que tiene que ver con azar sería una gran equivocación. Ahora bien, si los momentos especiales que nos tocan vivir tienen que ver con la vibración en la que estamos, con lo que atraemos, eso si que podemos llamarlo suerte. Y estar en Kairos tiene que ver con saber que es lo que estamos “llamando” y estar preparado para vivir plenamente esas situaciones que se nos presentan.

Estar en Kairos, es tener la inspiración, es estar con la musa, son esos momentos que sabes, que sientes, que te da la espina que es necesario actuar en algo porque si no el momento se difumina. Estar en Kairos, es estar en el momento preciso, en el cual te sientes en sintonía, te sientes alineado hacer cualquier cosa que quieras. Estar en Kairos, es estar en tu máxima plenitud de explotar el aquí y el ahora, de lo que puedes hacer con lo que esta sucediendo.



Kronos es la medida de tiempo que utilizamos para medir la duración secuencial o no, de acontecimientos, sucesos, situaciones, momentos, etc… kairos, sin embargo, se usa para lo sobrenatural, pues lo sobrenatural no puede medirse en cronos, ya que dicha medida no existe cuando nos referimos al espacio tiempo.

Cronos, “es el tiempo como usualmente que conocemos” es decir la medida del tiempo, “es nuestra forma de organizar la vida”, lo que hacemos, el trabajo, nuestras reuniones, es el “Padre Tiempo”, activo, controlador, organizado, fuerte, masculino.

Kairos, por otro lado, no mide el tiempo sino “la participación en él”. Sin duda que Kairos no es un concepto fácil de comprender, pero me parece clave porque nuestras vidas están regidas por Cronos, el reloj, los horarios apretados, la vida corta, el estrés provocado por el hacer. Estamos ocupados y preocupados tratando de cumplir con Cronos, y nos olvidamos de “participar” en ese tiempo.

Cronos nos cuadricula y aunque efectivo e importante, si Kairos no participa, corremos el riesgo de perdernos el disfrute de lo que estamos haciendo. Vivir con Cronos es correr, es esquema, si no conocemos e invitamos a Kairos perdemos la posibilidad de participar.

Quiero profundizar un poco más en Kairos,el mismo no mide sino que participa de tal manera que se pierde la noción del tiempo; tiempo sin tiempo; momentos en los que el reloj se detiene, alimentándonos, renovándonos, es un tiempo más maternal”

Al leer esta definición, quede impactada. De este lado del mundo vivimos peleando entre lo femenino y lo masculino, nos sentimos en guerra, defendiendo los derechos de unos y otros. Sin embargo en esas culturas milenarias lo femenino y lo masculino están mezclados, influenciados mutuamente.

Quede maravillada con esos conceptos de “Padre Tiempo” y “Madre Tiempo”. Lo masculino, activo, concreto y lo femenino, nutritivo y compasivo.

Sin duda alguna que de este lado del mundo nos hace falta descubrir y entender a Kairos, y equilibrar nuestras vidas participando en ella, siendo conscientes, estando atentos. Pero, este tiempo se vuelve una realidad cuando “estamos involucrados completamente en lo que hacemos”. Si es trabajo, estamos concentrados en el trabajo y no divagando en el pasado o en el futuro. Si es descanso o diversión, estamos completamente disfrutando ese preciso momento.

Hay ocasiones en nuestra vida, en las que nos toca experimentar sentimientos de desesperación al ver que eso que tanto deseamos no llega, y es que es tan difícil esperar, porque por mas mensajes o palabras que nos dicen las demás personas solo quien está esperando sabe lo que está pasando en su vida, cada pensamiento y cada sen que hay en su corazón, cada lágrima y cada suspiro que con el pasar del tiempo nos hace pensar que estaremos así por mucho tiempo “KRONOS EL TIEMPO DE DIOS PERFECTO”

[email protected]



Deja tus comentarios aquí: