La belleza que esconden las cicatrices

David Jay es un fotógrafo con 15 años de experiencia que está acostumbrado a retratar  mujeres hermosas. Su trayectoria profesional se ha desarrollado  principalmente dentro de la industria de la moda, por lo que delante de su objetivo han pasado un gran número de deidades que han adornado campañas de publicidad o portadas de revistas. Nada parecía predecir que en 2006 el cáncer de una de sus mejores amigas le cambiaría la forma de hacer su trabajo.

A muy temprana edad a Paulina se le diagnosticó un cáncer de mama, un mal que afecta cada año a 10.000 mujeres por debajo de los 40. El duro tránsito que supone la curación de esta enfermedad y sus consecuencias, tocó en lo más profundo a David quien no dudó   en agarrar la cámara y animar a su amiga a quitarse la camisa y posar en “topless” ante ella, para demostrar que la belleza sigue estando presente pese a las heridas y la mutilación.

The scar project

De aquí nació The Scar Project (Proyecto Cicatriz). Una iniciativa artística que busca quitar el velo y derrumbar los tabúes que aún rodean el cáncer de seno y sus secuelas a través del retrato fotográfico. Detrás de Paulina, 100 pacientes y sobrevivientes de la enfermedad siguieron sus pasos, desnudando su torso sin tapujos, ante el lente de este fotógrafo cuyo trabajo vanguardista y atrevido, tiene como propósito que pongamos la vista hacia las huellas de una batalla que no puede ocultarse bajo un lazo rosa. Icono que rechazan muchas de las protagonistas de estas imágenes, por verlo como un símbolo de la “comercialización” de la enfermedad.

Jolene, Melissa, Tamara, Sylvia, Kristin, Sarah, Jessica Ann, Cary y Katie son algunos de los rostros de esta colección de 35 imágenes conmovedoras y cargadas de honestidad, que comienzan a dar la vuelta al mundo, a fin de concientizar y esperanzar a aquellas mujeres que también tienen sus cicatrices de esa guerra que libran o han librado contra el cáncer.

Lo que realmente despierta la admiración hacia The Scar Project es que la mayoría de sus voluntarias no superan los 35 años. De hecho, a muchas de ellas se les diagnosticó la enfermedad en pleno esplendor de la veintena, incluso desde los 16 ó 18 años de edad. Sin embargo, ni la juventud, el pudor o los complejos han frenado a estas jóvenes, que han decidido exponer su cuerpo y sus marcas al desnudo como testimonio de que hay una vida después del cáncer.

scar_project_small2En una sociedad en la que cada vez impera la “dictadura de la belleza” y la “tiranía de la perfección estética”, David Jay y sus musas nos enseñan que lo hermoso y lo bello, va más allá de lo anatómico y físico. Se trata de algo tan sutil e indirecto que puede estar oculto en una sonrisa, una carcajada, una lágrima, una mirada o en la historia de valor que se esconde detrás de una cicatriz.

Porque como bien dijo el filósofo y escritor indio Rabindranath Tagore, “Aunque le arranques los pétalos, no quitarás su belleza a la flor”.

 



Deja tus comentarios aquí: