La envidia: un sentimiento que limita

ddd4f5387b832a49ed7bb72724700158_XL

Muchos sentimientos limitan, pero la envidia es de los más dañinos y paralizantes. Lamentablemente es muy común en aquellas personas que creen no ser capaces de obtener lo que desean en sus vidas.

Cuando alguien desea algo que otro tiene y en lugar de alegrarse por ello lamenta no tenerlo, eso es envidia. Surge de las comparaciones, de sentirse y creerse menos que los demás, de desear algo y de creer no saber como obtenerlo.

Cuando una persona siente envidia se limita y experimenta sensaciones muy negativas afectándose a si mismo/a. Puede ser manifestada en cualquier entorno: trabajo, familia, amigos, vecinos, pareja, destruyendo relaciones.

La envidia es: celos, resentimiento, rencor, rabia, desazón, disgusto. De modo que no puede existir envidia buena.

Se puede desear lo que otro tiene o querer vivir su experiencia, pero enojarse porque le sucede, es también envidia. La envidia perjudica tanto al que la manifiesta como al que es envidiado, es un sentimiento que causa sufrimiento.

La envidia puede generar en quien la siente: deseos de agresiones verbales, físicas y de crear obstáculos en la felicidad de otros.

El que envidia no se da cuenta ni valora las cualidades que tiene para lograr lo que desea y aniquila así su crecimiento. Hay a quienes les cuesta reconocer que sienten envidia.

Tips para quienes descubren que sienten envidia:

envidia-limitaSi hoy en tu vida deseas tener algo que otro tiene y no te crees capaz de obtenerlo, te sugiero lo siguiente:

  • Comienza por valorarte. Si otros pueden, tú también puedes.
  • Aprende del otro en lugar de quedarte deseando lo que tiene.
  • Si te provocan envidia y te disgusta ese sentimiento, enfócalo en positivo, te está indicando que hay aspectos en tu vida para mejorar y que no terminas de aceptarlo.
  • En esta vida todos somos maestros de todos y aprendemos constantemente unos de otros. Así que en lugar de quedar deseando lo que otros disfrutan o logran, mejor aprende cómo lo hacen y obtienen.

Tips para quienes son víctimas de la envidia:

  • Si sientes que eres víctima de envidia, asume que tú no eres responsable de generar ese sentimiento, el problema es de la otra persona.
  • Si descubres que alguien te envidia y no tiene influencia en tu vida, evita esa relación.
  • Si la persona es de tu entorno cercano y sabes que le causas envidia, encuentra el modo de enseñarle como obtener lo que desea.
  • Mantén una actitud de distancia y mínima confianza con quienes consideres puedan envidiarte y evita responder a comentarios negativos.

El envidioso sufre por los éxitos de otros y es lamentable para él que pierde su energía en eso, en lugar de alcanzar sus propios objetivos.

Es importante reforzar constantemente la autoestima en creerse merecedor de lo que uno desea en la vida y capaz de poder alcanzarlo.

En nuestro entorno, es importante reconocer las cualidades que tienen otros, reforzarles sus aspectos positivos. Todos tenemos virtudes, dones, talentos, cualidades para lograr nuestras metas y compartir con otros lo mejor que poseemos internamente.

 



Deja tus comentarios aquí: