La obesidad está estancada

Hace apenas unos días se dieron a conocer por el Centro de Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) las últimas estadísticas sobre los índices de obesidad en los Estados Unidos. Cuando leí la noticia no sabía si reírme o llorar, y honestamente no tenía idea de si las noticias eran buenas o malas. ¿La razón? pues literalmente me hizo recordar el chiste aquel de: “Tengo dos noticias… una buena y una mala… ¿cuál quieres que te diga primero?”. Y es que lo que pasa es que la rata de obesidad en Estados Unidos no ha aumentado desde el año 2009 hasta la fecha… ¡buenísimo!… pero tampoco ha bajado… (yo sabía que era como muy bueno para ser verdad).

bebe_obesoCuando entramos a analizar estos resultados pienso en 2 teorías: la primera, no muy alentadora, es que creo que estos números demuestran que todas las estrategias para combatir el problema al parecer no han funcionado, o al menos no han sido suficientemente efectivas; y cuando nos ponemos a pensar en todo lo que se ha intentado, casi que no quedan ya muchas opciones. Por ejemplo: todos los medios de comunicación se han dedicado a tratar de llevar el mensaje de que el sobrepeso no es saludable y que se asocia a muchas enfermedades, pero que es 100% prevenible con cambios de estilo de vida. Por otra parte, está la saturación en la televisión de “reality shows” que muestran cómo con voluntad, orientación y enfoque en la solución del problema, la obesidad puede vencerse. También tenemos cualquier cantidad de gadgets, aplicaciones para los teléfonos y computadoras, que nos ayudan a monitorear todo lo que nos comemos para fomentar mas conciencia sobre nuestros hábitos, y ni hablar de la cantidad de profesionales de la nutrición, la psicología, entrenadores personales, y por supuesto médicos, que han modificado sus profesiones para dedicarse a detener esta epidemia. Entonces… ¿Qué es lo que hace falta?

obesoComo médico, nutricionista, mamá y luchadora incansable, quiero pensar que esta detención en las estadísticas, está representando la cúspide de la curva, es decir, estamos en el punto donde todos los esfuerzos van a comenzar a rendir resultados, y que toda la información, las nuevas tendencias, la creación de conciencia acerca de la gravedad de la obesidad y hasta la moda, van a jugar a nuestro favor y vamos a comenzar a ver estas estadísticas bajar. Una prueba de este cambio de óptica sobre el problema es el revuelo que ha causado la noticia de la señora Paula Deen, o los ataques que el actual gobernador de New Jersey, Chris Christie, está recibiendo de sus detractores políticos que están usando su obesidad como blanco de ataques. Esto quiere decir que sí importa estar sano, y que tanto nuestra familia, como la comunidad nos están exigiendo incluir hábitos de vida saludables y ejemplares como parte integral del profesionalismo que queremos proyectar.

A lo mejor en ciertas circunstancias estamos exagerando un poco al enfatizar que el peso es determinante a la hora de ser evaluados como personas o profesionales, pero la verdad es que a grandes problemas grandes soluciones y en el caso de la obesidad este refrán le viene como anillo al dedo. Estoy convencida de que, a la hora de preservar la salud de nuestros hijos, ninguna medida es demasiado dura, o drástica porque el bienestar, la calidad de vida y la felicidad no tienen precio…

 



Deja tus comentarios aquí: