La vida demanda nuevos comportamientos

Se requieren nuevas pautas de crecimiento en los distintos ámbitos en el que se desarrolla el ser humano, prepararse intelectualmente ha demostrado no ser suficiente, pues todo genera responsabilidad en la vida más allá del rol que se desempeñe. Ser más eficientes, lograr impacto en la propia vida y el entorno, requiere cada vez más de herramientas en conjunto y no de forma aisladas, que puedan influir en la motivación, determinación, entusiasmo y autoconocimiento, obteniendo un alto compromiso y dando paso a una necesaria preparación ante escenarios cambiantes que nos toca asumir y generar sino queremos continuar siendo sorprendidos y superados.

Defendemos y mantenemos posiciones y conceptos arraigados a comportamientos pasados que no se ajustan a circunstancias actuales sobrepasando los niveles de respuesta, que al no reconocerse nos coloca en real desventaja. Esto lo observamos tanto en el ámbito personal, profesional y organizacional. Viviendo en una aparente burbuja que pareciese conservarnos retirados de lo esencial, mermando capacidad de discernimiento, decisión y acción hacia objetivos que nos conciernen de manera directa.

Optar por una desobediencia inteligente con ciertos rasgos de irracionalidad nos conduce a transitar diversos caminos para generar cambios y despertar del peligroso letargo de la adaptabilidad. Basado en desarrollos constantes impulsadores de un autoconocimiento que nos otorgue visión, foco, espacios, pausas, elevando los estándares de vida que nos hemos marcado, actuando con el poder para halarnos y con la suficiente intensidad emocional en la búsqueda de estados mentales distintos.

Lograr una mayor participación en nuestro propio proceso de vida y aumentar nuestro desempeño y eficiencia, demanda descubrir el propósito de acciones individuales y experimentar mayor claridad, lo cual deriva en más productividad y tasa de éxito en lo que se desee emprender.

Concentrar esfuerzos en eliminar las reacciones inconscientes que afectan los planes, metas, decisiones y resultados de forma negativa. Estamos frente al mayor grado de responsabilidad individual para impactar positivamente la vida propia y la del entorno. No basta con decidir, sin compromiso, preparación adecuada y enfocada en los objetivos marcados, solo nos anclará en un profundo deseo de cambio sin dirección.



Deja tus comentarios aquí: