Banner Cabecera

Las Diosas no envejecen

Cuando se trata de envejecer, estamos programados para enfrentar un declive inevitable: en nuestra salud, en nuestras miradas, en nuestras relaciones sexuales e incluso en nuestro estilo de vida. Y aunque muchas mujeres nos repitamos la frase: “hay que envejecer con gracia”, nuestra cultura trata de mostrarnos lo contrario.

Las Diosas no envejecen es el titulo de un libro escrito por la Dra. Christiane Northrup (Gineco-Obstetra MD. Autora de varios New York Times best sellers) que he leído con mucho interés y entusiasmo.

El libro parte de la premisa que “crecer es inevitable, pero envejecer es opcional”, y se propone empoderarnos para hacer que la vejez sea una experiencia totalmente diferente, tanto para nuestros cuerpos, como para nuestras almas. Pretende demostrar, además, que nuestra salud está dictada más por nuestras creencias que por nuestra biología y concluye que cambiando nuestra percepción acerca de la vejez tendremos un mejor futuro.

Estos son los 5 consejos que la Dra. Norhrup nos da para que podamos convertirnos en Diosas sin edades:

  1. No uses tu edad para encasillarte o enjaularte. Esto implica dejar de decir “a mi edad no se puede hacer eso…” o “estoy muy vieja para empezar a estudiar, para aprender algún hobby o hacer algo nuevo”.
  2. Evita hacer el “recital de los órganos”, quiere decir no comiences a catalogar las molestias o dolores y a hacerlos tema de tus conversaciones, nada puede ser más aburrido que la queja. Recuerda que aquello en lo que te enfocas es lo que crece. Procura mejor enfocarte en estar vibrante y saludable.
  3. Toma la decisión consciente de desafiar todas las creencias sobre la edad. Como envejeces tiene más que ver con tus creencias que con tu biología.
  4. Elige dos modelos a seguir, es decir, piensa en dos personas cuya forma de envejecer te admire… (Yo por ejemplo he pensado en Diane Keaton y Sally Field, un par de actrices norteamericanas quienes pienso que envejecen con gracia), y rodéate de personas que sean felices y saludables, no olvides que el positivismo y el entusiasmo son contagiosos.
  5. Establece metas y mantén tus sueños porque es estimulante y te ayudaran a permanecer enfocada en crear la vida que deseas y a vivirla.

Tú tienes el poder de tener, o recuperar,  una relación armoniosa con tu cuerpo que te permita experimentar placer, alegría y bienestar. Olvida lo que dice tu documento de identidad, ten el valor de vivir sin edad. Cuando seas capaz de aceptar tu innata vitalidad, tu cuerpo y tu espíritu lo reflejarán y el resto del mundo, sin duda, lo notará.



Deja tus comentarios aquí: