Lo que debe saber de los ayunos

Las personas ayunan por muchas razones diferentes, a veces el ayuno es un asunto religioso, en otras situaciones se utiliza como una forma de protesta pacífica o como una forma de quemar calorías o “desintoxicar” su cuerpo. Sea cual sea la razón, es importante que usted entienda perfectamente que siempre existe un riesgo para su salud y en  este post haré mi mejor para que usted pueda comprender los pros y contras de ayunar.

Lo primero que debo comentarle es que existen diferentes tipos de ayuno, y es una parte integral de muchas religiones desde el cristianismo hasta el judaísmo y el islam. Al mismo tiempo, es una práctica utilizada por muchas personas para bajar de peso y/o desintoxicar su cuerpo de las “toxinas” que se producen como consecuencia de su alimentación. Lo que es importante señalar aquí es que los diferentes grupos ayunan de diferentes maneras y que el ayuno de un día es muy diferente al ayuno de dos o más, pues se comienzan a experimentar efectos fisiológicos más severos en el cuerpo.

Los cristianos, por ejemplo, podemos hacer dos comidas ligeras y una un poco más sustanciosa durante el período de la cuaresma, y esto incluye dejar de comer carnes los viernes de ese período, incluido el Viernes Santo. Desde hace siglos se aceptó que durante el ayuno se podía comer pescados, básicamente por ser la comida más accesible para las personas con menos recursos económicos.

Hoy esa una de las paradojas de la Semana Mayor, pues muchos sienten que no pueden “costear” el ayuno durante ese tiempo. Desde la perspectiva de la religión, el Ayuno, (especialmente el de la comida) nos abre de una manera especial a la presencia de Dios pero para que esto se realice, el Ayuno debe estar unido a la oración. Sin oración el Ayuno se convierte en dieta o en estoicismo, que poco o nada ayuda a la vida espiritual. Si usted siente que no puede costear los tradicionales platos de Semana Santa, ¿qué le parece si practica un ayuno de juicio o de critica hacia los demás?

Lamentablemente, algunas personas están utilizado el ayuno prolongado para promover la pérdida rápida de peso, incluso incluyendo laxantes durante el proceso y esto por supuesto puede ser más peligroso en comparación con otras estrategias. En los famosos “ayunos absolutos” las personas se abstienen de todos los líquidos y otra vez extremadamente peligroso.

¿Cuál es el impacto en el cuerpo durante el ayuno?

Cuando usted ayuna, su cuerpo no tendrá nuevos suministros de carbohidratos, proteínas, minerales y vitaminas El ayuno comienza químicamente cuando el cuerpo ha agotado toda la reserva de energía disponible en los alimentos y comienza a recurrir a las reservas acumuladas en el cuerpo. Las primeras que utiliza son las reservas de carbohidratos, en forma de glucosa.

Sin embargo, lo que es importante reconocer es que su cuerpo eventualmente se quedará sin estos recursos, y eso significa que necesitará buscar en otra parte la energía para realizar las tareas más básicas como respirar y caminar. Después de que las reservas de carbohidratos se han utilizado, su cuerpo recurrirá a las reservas de proteínas – es decir, los músculos y eventualmente los órganos, a través de un proceso llamado glucogénesis, con el cual convierte a los aminoácidos en glucosa.

Algunas personas reportan un influjo de energía durante el ayuno y esta es por mucho el mayor beneficio reportado por quienes lo practican. Esto se debe a que como usted no está haciendo la digestión, no se requiere energía para atender los procesos metabólicos que allí ocurren, dejando una buena cantidad disponible para otros procesos en el cuerpo por lo que sentirá momentáneamente revitalizado y con más ánimo para hacer otras actividades.

Paradójicamente, la utilización de las reservas de grasas es el último recurso de su cuerpo para abastecerse de energía durante el ayuno. Muchos cometen el error de pensar que es lo primero que van a eliminar, pero no es así, pues la ruta metabólica en si misma, requiere mucha más energía.

Aunque algunos afirman que su metabolismo puede mejorar durante un ayuno, esto no es necesariamente le ocurrirá a todos, puede incluso tener el efecto contrario. La razón de esto es que aunque el cuerpo dispone de más energía (desviada al no utilizar el sistema digestivo) es probable que su cuerpo continúe tratando de conservar algo de esta (instinto de supervivencia). Esta es una reacción natural – tan pronto como el cuerpo deja de obtener su ración regular de carbohidratos de manera repentina. Como los suministros escasean, el cuerpo se esforzará más para almacenar la grasa alrededor del cuerpo.

Como su cuerpo se ha vuelto más eficiente en el uso de la energía, cualquier cosa que consuma resultará en más calorías que quedan almacenadas. Esto deshará cualquier buen trabajo que puede haber venido del ayuno y que a su vez significa que usted vuelve a su peso anterior poco después de que deje de ayunar.

Esto también significa que experimentará un cambio repentino en el peso y eso no es saludable para el corazón. Al mismo tiempo hay otros problemas de salud. Por ejemplo, el cuerpo requiere más que sólo carbohidratos para funcionar eficientemente – necesita proteínas y necesita vitaminas y minerales. Estos no se almacenan en la grasa por lo que el problema es que si usted no está recibiendo en su dieta regular… entonces usted no tiene acceso a ellos. Esto no es un problema importante a largo plazo, sin embargo, cuando su organismo trate de hacer una reparación en su cuerpo buscará los aminoácidos para hacerlo y si su cuerpo no tiene acceso a estos, entonces ese trabajo simplemente no se hará.

Si usted además está haciendo ejercicios, es crucial que usted tenga acceso a la proteína en el momento correcto (inmediatamente después de un entrenamiento). Si no la tiene entonces ese trabajo se hará mal, con materiales pobres o no se hará en absoluto y perderá el crecimiento. Asimismo, significa que sus niveles de azúcar en la sangre se reducirán, resultando en su sensación de letargo y cansado, así como los niveles sanguíneos de hierro que puede tener el mismo efecto reduciendo la cantidad de oxígeno en la sangre y por lo tanto la cantidad de energía disponible. Esto también se traducirá en una presión arterial más baja que puede causar mareos y otros problemas como la arritmia (no se recomienda para aquellos con problemas cardíacos).

Sin embargo, para aquellos con presión arterial alta una reducción podría ser vista como algo bueno, pero no se confíe, una personas que padece de hipertensión tiene a su cuerpo trabajando en condiciones extremas.

Practicar el ayuno es en si mismo un acto que requiere atención y por sobretodo preparación, consulte siempre con su médico tratante antes de hacerlo y evite poner a su cuerpo al límite de lo posible. Hasta la próxima!

Este artículo fue publicado por primera vez en: BECO



Deja tus comentarios aquí: