Secretos del buen vivir

25da67824c9f1869e8ef3eacb5d2ced0_XL

Hace un par de días me levanté muy temprano a preparar el tema de una conferencia que tendría en horas de la tarde, y como disponía de tiempo, tuve la oportunidad  de disfrutar de la salida del sol desde la ventana del hotel donde estaba hospedada. Me pareció increíble tener el tiempo para poder contemplar tal despliegue de luz y color… pero, lo que más me sorprendió, fue que al mirar hacia la calle, ninguna de las personas levantaba la vista para observarlo, caminaban apresuradamente, como si de esta manera pudieran acelerar el tiempo y llegar más rápido a donde se dirigían.

Para mí, fue una campanada, una señal de alerta, de que vivimos atrapados por la rutina diaria, que nos impide reconocer y disfrutar todo lo que sucede alrededor… y que es necesario detenernos un poco, para atender las cosas verdaderamente importantes de la vida.

Me dio el espacio necesario para reflexionar: la vida se nos pasa rápidamente entre la toma de una decisión que puede mejorar la calidad de nuestros días y el tiempo que nos lleva volverla una acción concreta, entre el deseo inusitado de hacer algo y el momento de realizarlo, o simplemente esperando el momento ideal, los recursos o las condiciones que supuestamente necesitamos para lograr, al fin, lo que tanto deseamos, posponemos y posponemos… como si muy en el fondo de nosotros, creyésemos que tendremos el tiempo suficiente para hacerlo más adelante, o como si pensáramos que las cosas que deseamos se manifestaran, sin que tengamos que hacer algo concreto para que así sea.

Pero lo cierto, es que muchas veces sin ninguna conciencia, dejamos que el tiempo se nos pase, sin que busquemos los elementos, las herramientas o las condiciones  favorables y necesarias para tener o construir la vida que queremos.

La mayor parte del tiempo vivimos en función de todo lo que tenemos que  hacer o resolver cada día, librando continuas y duras batallas con nosotros mismos o contra otros… llenos de frustración e insatisfacción, lamentándonos por lo que nos ha tocado vivir, o peor aún, sintiéndonos mal por lo que tienen otros, que desde lejos tienen la vida que deseamos para nosotros. Perdemos así la posibilidad de reconocer y resaltar todos los elementos buenos, agradables, mágicos, importantes y especiales que también forman parte de nuestra vida.

sunrise amanecer alba

Si hiciéramos un inventario en este momento de vida, seguramente descubriríamos que tenemos mucho más de lo que somos capaces de reconocer, de usar y de disfrutar. Aprendamos a valorarlo y a sentirnos agradecidos por esos regalos esenciales que recibimos.

¡Hoy, puede ser el primer día de nuestra vida!

Claves del buen vivir:

1- VALORA TODO LO BUENO QUE TE SUCEDE CADA DÍA.  No permitas que el estrés por cumplir con tus metas materiales, pendientes y exceso de responsabilidades, confunda tus prioridades y te impida detenerte unos minutos para valorar y disfrutar de todo lo bueno que te suceda durante el día.

2- CONFÍA EN QUE ERES CAPÁZ DE CONSEGUIR TUS METAS.  Sueña en grande, sin limitaciones ni temores, se perseverante para que ningún obstáculo te detenga y fortalece la voluntad para que tengas la energía necesaria para trabajar hasta conseguirlos. Recuerda mantenerte abierto y atento para rectificar el camino que elegiste en caso de que sea necesario.

3- MANTENTE DESPIERTO. Cambia tu actitud, llénate de pensamientos y sentimientos positivos y de calidad, que te hagan sentir optimista.  Deja de esperar y comienza a actuar, el camino se recorre paso a paso.

4- SUELTA EL PASADO. Toma la decisión de soltar los recuerdos negativos del pasado, vivir tu duelo y sanar emocionalmente, de manera que puedas vivir el presente, atento a reconocer y a valorar todas las oportunidades y las bendiciones que lleguen a tu vida.

5- QUÍTALE IMPORTANCIA A LAS SITUACIONES QUE NO LA TIENEN. Muchas veces te dejas afectar por cosas que no tienen ninguna trascendencia… Aprende a ser mas flexible, para que puedas aceptar y manejar todo lo inesperado que se presente en tu vida, sin perder la calma y la actitud positiva.

 



Deja tus comentarios aquí: