¿Mala suerte en el amor o malas elecciones de pareja?

¿Mala suerte en el amor o malas elecciones de pareja?

Algunas personas creen en el amor a primera vista, pero debo decirles que esto no existe, esa es una creencia basada en la idealización del amor, y no es posible porque este se construye, se va desarrollando. Lo que sí existe es ese enamoramiento o atracción más o menos intensa que puedas sentir por otra persona, que muchas veces ocurre desde la etapa inicial (digo muchas veces, porque en ocasiones puedes terminar enamorándote de alguien que en un principio rechazabas).

Si idealizas en esta etapa de enamoramiento o  atracción y crees que te has enamorado, estás muy cerca de poder hacer una mala elección, al igual que si crees en el amor que esa otra persona que recién te conoce dice sentir. Desde ese estado se torna complejo poder distinguir si resulta o no la persona adecuada para ti.

Podemos ir con el perfil ideal de la persona amada y tratar de encajar como sea a la persona que nos atrae en ese perfil, hay que estar alerta con esto. Cuidado también con ofrecer una imagen distinta de ti para agradar al otro o que esa otra persona te muestre una imagen que no es. Acá el tiempo también es el mejor maestro, porque la mentira no se puede sostener en el tiempo; al final siempre se ven las costuras.

¿Cómo puedes asegurarte de que esa persona está siendo del todo sincera y honesta?

No puedes asegurarlo, pero sí puedes centrarte en los hechos más que en las palabras, usar el corazón, pero sin dejar de lado la razón. Tendemos a idealizar con la excusa de que estamos enamorados, a tapar aspectos que no nos gustan y ¿sabes?, no es que no los veamos, porque luego al mirar atrás sabemos que estaban allí. Solo solemos taparlos creyendo, consciente o inconscientemente, que no tendrán mayor repercusión o que la persona cambiará mágicamente por amor.

Entonces ¿podemos hablar de mala suerte?, quizás pudiera serlo si has tenido relaciones inadecuadas una o dos veces, pero si esto se torna repetitivo, es un indicativo de que el error está en la selección de la pareja. Puedes tropezar con la misma piedra, pero el peligro es encariñarte con ella.

La idea es buscar personas semejantes en valores, en los aspectos fundamentales de las creencias de vida; si son opuestos, no  va a funcionar. No es asunto de que si a la otra persona le gusta la playa y a ti la montaña, esto se puede negociar, pero en lo que se refiere  a creencias como la honestidad,  la fidelidad, la perseverancia, entre otros, definitivamente se requiere de semejanzas.

Consejos para realizar una mejor elección de pareja:

  •  Suelta lo que esperas y observa a ese otro ser tal cual es, abandona las expectativas y no dejes de lado la razón.
  •  El amor es o no es, no se debe forzar, sino que debe fluir. No necesitas ir por la vida peleando por ese amor, porque si es auténtico simplemente estará a tu lado.
  •  El proceso de conocer al otro requiere tiempo. La confianza no es algo que se da de inmediato, no te apresures.
  •  Te da bienestar, no sufrimiento; en el amor tiene que valer la alegría, no la pena.
  • No existen relaciones perfectas porque nadie lo es; lo importante es que esas imperfecciones sean tolerables para ti, porque una cosa es que las veas desde lejos y otra muy distinta el convivir con ellas. Piensa qué puedes manejar o no desde la tolerancia y recuerda que ese otro ser tendrá que hacer lo mismo contigo.
  •  Debes estar atento con la intuición y observar las señales. La intuición es la forma en que Dios nos habla, así como la oración es la forma en la que le hablamos a él. Cuando esa voz interior te hable, préstale atención y verás cómo muchos errores podrán ser evitados.


Deja tus comentarios aquí: