¿Cómo mantenerte motivado cuando odias tu trabajo y no puedes renunciar?

motivacion trabajo

Lamentablemente, el trabajo soñado puede tardar mucho tiempo en aparecer, y mientras esto sucede, es necesario toparse con un montón de empleos que pueden parecer una completa pesadilla. Según Gananci, estos son algunos pasos que te ayudarán a crear un tablero de visión para conseguir tus sueños.

Son muchas las razones para permanecer en un trabajo que se odia: por necesidad, para ganar experiencia, por miedo a volver a empezar o porque el salario es bueno. Sea cual sea la razón, si quieres renunciar y no puedes (al menos por ahora), aquí van algunos consejos para mantenerte motivado y ver el vaso medio lleno.

Construye lo positivo  

Es posible que no puedas cambiar de empleo o las circunstancias. Sin embargo, puedes cambiar tu estado mental. En vez de ponerle tanta fuerza a lo negativo, piensa en las cosas que disfrutas de tu trabajo (así sean pocas).

Si ves lo bueno y tratas de dar siempre lo mejor de ti, la confianza en ti mismo se fortalecerá y el optimismo será parte de tu día a día.

Cambia tu rol

¿No te gusta absolutamente nada el rol que normalmente desempeñas? Piensa en todo aquello que te gustaría hacer, incluso si no se relaciona mucho con tu área actual. Tal vez podrías ofrecerte para entrenar o inducir a los pasantes, crear contenido sobre la empresa u organizar algún evento.

Asimismo, podrías hablar con tu superior y pedirle que te asigne a pasar algunas semanas en otro departamento, con el fin de mejorar los procesos y aprender de todo lo que hacen los demás.

Desarrolla nuevas habilidades

Cuando te sientes atrapado, la mejor manera de salir de ese agujero es desarrollando nuevas habilidades. Busca cursos que te interesen, encuentra un mentor o toma clases nocturnas. Aprender cosas nuevas mejorará tu empleabilidad y fortalecerá tu autoestima.

Averigua si la empresa donde trabajas puede financiarte algún curso. Incluso si no hay presupuesto, se pueden encontrar buenos cursos por precios muy bajos, y si tienes suerte, hasta gratuitos.

Considera hacer un voluntariado

Odiar tu trabajo puede destruir por completo la confianza en ti mismo, particularmente si has desempeñado el mismo rol durante años. El voluntariado es una manera de recordarte a ti mismo que el trabajo tiene un valor y que puede ser verdaderamente emocionante.

Puedes formar parte de algún proyecto social que tenga la empresa en la que trabajas, o buscar alguna causa por tu propia cuenta. Involúcrate en algo que realmente disfrutes, pues una experiencia positiva de trabajo puede cambiar la forma en que vez tu empleo actual.

Rodéate de personas positivas

Si cada vez que llega la hora de tomar el almuerzo, tus compañeros de trabajo no hacen más que quejarse de todo, inevitablemente te contagiarán de su negatividad. Rodéate de gente positiva por el bien de tu salud mental y haz cosas positivas fuera del espacio laboral también.

Bien sea que practiques alguna actividad que te guste o que compartas con tus amigos a menudo, esto te ayudará a tener una vida más equilibrada y a manejar mejor las dificultades. Si quieres vivir la vida al máximo cada día, sigue los siguientes consejos en Gananci.

Planifica tu salida

No importa si aún no puedes dejar tu empleo actual, planificar tu salida puede mejorar considerablemente tu estado anímico. Actualiza tu CV, crea un perfil en Linkedin, comienza a crear una red de contactos y contacta algunas agencias. No sabes si alguna gran oportunidad pueda surgir.

Incluso soñar con tu salida e imaginar que te dedicas a otra cosa, puede ayudarte a sentirte mejor. Aunque pueda ser una fantasía, esta actitud te permite ver que existen muchas otras alternativas para ti.

Una buena idea es iniciar un negocio en tu tiempo libre: una tienda online, una franquicia de medio tiempo o vender algún servicio como traducción o clases de inglés.

No importa lo que elijas, dedícale el tiempo que merece y cuando menos te lo imagines, tu negocio alcanzará la estabilidad necesaria para que puedas renunciar a ese empleo que tanto odias.

Es muy fácil sentirte estancado cuando odias tu trabajo, pero mientras más oportunidades busques y trabajes para crearlas, más positivo y motivado te sentirás. ¡Recuerda que todo en la vida es temporal!



Deja tus comentarios aquí: