¿Margarina, mantequilla o ninguna de las dos?

Cuando revisamos la mayoría de las marcas comerciales de margarinas y mantequillas, casi podríamos concluir que ninguna de las dos es ideal, debido a que la mantequilla está cargada con grasa saturada, exceso de calorías y es inestable si se usa para freír como muchas recetas lo sugieren. En el otro lado están las margarinas que contienen algo de grasa saturada y ácidos transgrasos, tan peligrosos como los primeros, pero además están sobrecargadas de ingredientes artificiales en mucho de los casos. Sin embargo, en caso de tener que usar la una o la otra, la margarina podría ser mejor que la mantequilla “si y sólo si” es producida con aceites vegetales orgánicos y naturales tales como el aceite de oliva, el de canola o mezcla de estos.

En todo caso es importante fijarse en los siguientes tips para así escoger la mejor opción:

•    Lo primero que debo sugerirles es que sustituyan las mantequillas o margarinas por aceite de oliva, de canola, de semilla de uva, e incluso el aguacate, pues son muchos más sanos y tienes propiedades curativas.

•    En caso de que eliminarlas no sea una opción, entonces preferir margarinas con aceite vegetal líquido como el primer ingrediente.

•    Mejor aún, preferir las margarinas “suaves” que tengan agua en su lista de ingredientes, dado que éstas tienen incluso menos grasa saturada.

•    Si la persona tiene colesterol alto, debe hablar con el médico acerca del uso de margarinas hechas de esteroles y estanoles de plantas. Estas sustancias, hechas de los aceites de soya y de pino, pueden ayudar a bajar el colesterol malo o LDL hasta un 20%. Sin embargo, la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón) recomienda estudios adicionales para niños, mujeres embarazadas y personas sin colesterol alto, justamente porque podrían tener otros ingredientes asociados que pudieran aumentar los niveles de inflamación celular.

Los siguientes deberían quedar en la historia de la evolución de los aceites y lubricantes alimenticios por ser extremadamente dañinos para la salud, en otras palabras NO recomendamos:

mantequilla3•    Margarinas sólidas, manteca para pastelería y aceites de cocina que tengan más de 2 gramos de grasa saturada por cucharada.

•    Grasas “hidrogenadas” y “parcialmente hidrogenadas” (leer ingredientes en las etiquetas de los alimentos) debido a que muchos productos que prometen ser “Light” o bajos en calorías o excelentes imitadores de la margarina sin serlo, son ricas en grasas saturadas y ácidos transgrasos.

•    Los aceites de coco, palma y semillas de palma debido a que son muy ricos en grasas saturadas.

•    Manteca para pastelería u otras grasas provenientes de fuentes animales.

En el campo de la nutrición los comerciantes de los alimentos están constantemente mejorando las opciones por lo que hoy se pueden encontrar margarinas a las que se les ha extraído la mayor cantidad posible de grasas hidrogenadas o ‘trans’, y se le han agregado mejores ingredientes como el omega 3 o el aceite de oliva. Por otra parte es bueno recordar que a falta de un producto ideal pudiéramos usar uno totalmente orgánico y natural como la mantequilla orgánica sin sal proveniente de vacas que han sido alimentadas con pasto (“grassfed” es como se diría en inglés).

Sea cual sea su elección recuerde que lo más importante es controlar la cantidad, e ingerir de manera racional las grasas sea cual sea su procedencia, pues allí esta la clave para poder disfrutar más sin tener que pagar las consecuencias en nuestra salud por haber cometido excesos. Al final usted tiene la libertad de elegir, lo importante es que se informe sobre los ingredientes de la mantequilla o la margarina y la manera en que fue producida. Así será mucho mas fácil escoger la mejor opción.



Deja tus comentarios aquí: