Meditación y nutrición

cf0c9728d8bedab6603748ee4cc837b5_XL

“Cada partícula de comida es una masa de energía. La ingesta de ciertos alimentos establece vibraciones discordantes en el cuerpo físico que lanza a la mente a un estado de oscilación y desequilibrio. La concentración mental se vuelve difícil y el pensamiento elevado es perturbado, pues los pensamientos elevados implican vibraciones finas”.
Swami Sivananda.

Cuando como carne paso dos días mal. Imposible meditar mientras digiero un bistec. Me culpo una y mil veces por no intentar eliminar la carne de mi dieta. Pero es que no puedo. La costumbre puede mas que mi intención.

sopa_tomate_200x300

Yo que me alimento de forma balanceada, evito comer grasa, y consumo vegetales y productos orgánicos, caigo fácilmente en la tentación de comer carnes rojas. ¡Qué difícil es!

Las prácticas de meditación me están enseñando a entender que mientras menos lleno se encuentre mi estómago mas fácil puedo llegar a relajarme. Estoy comprendiendo cuando como por gula o por estrés, y estoy aprendiendo a tener conciencia de la cantidad de tiempo que dura la digestión de las carnes en mi organismo.

La necesidad de hacer del ejercicio una práctica regular en mi vida, y la rutina de meditar, van estrechamente vinculadas a la ingesta de una adecuada alimentación.  Ese ha sido mi gran reto, pues al  comenzar a cambiar mi dieta pensé que perdía fuerzas, cuando en realidad lo que gané fue energía, productividad y organización.

Construir y aplicar un buen plan de nutrición a mi vida diaria no ha sido fácil. Sin embargo, es el mas claro ejemplo de un sustancial cambio en mi cuerpo.

La comida ejerce una poderosa influencia en nuestras mentes. Según sea el tipo de alimentación que  ingerimos y de las bebidas con que nos hidratamos, así mismo será nuestra meditación.  Es algo muy sencillo: una dieta equilibrada  y armónica a base de cereales, vegetales, frutas y almendras, vuelven nuestra mente pura y relajada apta para la meditación. Por el contrario, con el estómago pesado nuestra concentración será nula.

Como dice el Dr. Andrew Well en su libro The Healthy Kitchen, recipes for a better body, life, and spirit: “Cada vez que comemos tenemos la oportunidad de nutrir nuestro cuerpo, de deleitar nuestros sentidos y por supuesto de calmar nuestra mente. Desperdiciar esta oportunidad comiendo alimentos procesados, grasas y exceso de carbohidratos, no vale la pena”.

almendrasUna buena nutrición es un factor importante para conservar una buena salud. En mi caso ha funcionado. He ido aplicando los cambios poco a poco introduciendo cereales orgánicos, nueces, almendras y frutas en mi desayuno diario, y créanme que la energía que siento es infinita.

Simplificando la dieta y haciéndola mas ligera y nutritiva, también simplificamos nuestra vida. Sin necesidad de radicalismos podremos lograr una buena alimentación que entre en sintonía  con nuestra mente para acercarnos  a la maravillosa  experiencia de la meditación. Comer bien, meditar a gusto, nos convierte en personas mas serenas y saludables.

Acercarnos o alejarnos de estas sencillas opciones será  nuestra decisión.

 
 



Deja tus comentarios aquí: