Mi hijo no duerme

Mi hijo no duerme

Cada día recibo mails, mensajes, preguntas, dudas sobre cómo debe ser el sueño del bebé. En los mensajes la queja es casi siempre la misma “MI HIJO NO DUERME” y la segunda frase que es la que me da más duro en el corazón como madre y como consejera de lactancia : “será que mi teta no lo llena ” .

No soy especialista en sueño y no hablaré como tal, pero voy tratar de ponerle un poco de lógica al asunto preguntándoles: si la mayoría de los bebés no duerme, será que lo normal es es eso? Veía un vídeo del pediatra Carlos Gonzalez y explicaba que el promedio de sueño nocturno más largo de un bebé de 4 meses (sin importar como es alimentado) es de 4 horas – EL PROMEDIO- quiere decir que hay bebés que duermen 2 horas y otros pueden llegar a dormir 6, pero en general no duermen más de eso. Y lo peor no termina allí, contrario a lo que se cree, que mientras más grandes duermen más porque comen más; mientras van creciendo y entrando a nuevas etapas de desarrollo evolutivo, de actividades diarias, empiezan a dormir menos o quizás de forma más interrumpida (hablo de menores de dos años).

Señ[email protected] TODOS despertamos así sea una vez en la noche, solo que los adultos sabemos voltearnos, ajustar la almohada y seguir durmiendo, los bebés y muchos niños no saben cómo hacerlo. Y allí es donde está nuestro trabajo. No sé porqué es más sencillo relacionar esos despertares con hambre -bueno si sé, porque buscan el pecho, y allí cuando se nos olvida que el pecho también es consuelo– que con una etapa natural de la vida en la que los pequeños apenas están aprendiendo a adaptarse a este mundo, luego de venir de un medio acuoso, ruidoso y dentro de mamá, donde nadie les imponía qué hacer y cómo hacerlo.

Claro que ciertas rutinas agregan valor y calidad de vida, pero así como tu bebe tardó más de 30 y pico de semanas en gestarse, necesita más o menos el mismo tiempo para saber que es alguien diferente a ti, que está fuera de ti y a partir de allí iniciar su propio aprendizaje. Mucha paciencia y amor, la vida nos cambió para siempre, así que vamos a fluir con ese cambio respetando los tiempos de nuestros hijos.



Deja tus comentarios aquí: