Mindful Eating en Navidad

Mindful Eating en Navidad

Pasaste el año entero atendiendo tu salud, practicando la alimentación con atención plena, mantuviste tu peso saludable constante durante todo el año y llegaron las fiestas…  Podemos comer y disfrutar durante las fiestas sin perder el control así que presta atención a estos útiles consejos para mantenerte  incluso durante las fiestas de este cierre de año.

Sé que para la mayoría mantener el control durante las fiestas representa un sacrificio casi infrahumano… a mi me pasó más de una vez! Sin embargo, a medida que hago más contacto con mis necesidades, puedo notar que no siempre necesito comer y beber todo a mi paso para sentirme satisfecha y disfrutar de un buen momento con familiares y amigos. Muy por el contrario, luego de los excesos, se apodera un sentimiento de “culpa” que castiga hasta bien avanzado el nuevo año.

Comer nos brinda placer y nos calma luego de un día estresante, así que en la mayoría de los casos estas comidas navideñas nos evocan recuerdos placenteros y por eso nos cuesta tanto controlarnos frente a ellos.

Asimismo, si no estamos acostumbrados a estar despiertos hasta altas horas de la noche, el cuerpo buscará compensar este desgaste con comida, por lo que nuestro cerebro estará a la caza de los manjares más calóricos para mantenerse despierto. Así que controlarse requiere de mucho esfuerzo!

Si bien un día que comamos de más no afectará nuestra salud ni nos hará aumentar de peso, siempre es bueno continuar con el cuidado de nuestra salud y por ende, de nuestro plan de alimentación, pues cuanto más nos desviemos de lo habitual, más nos costará regresar a esto. Entonces, si disfrutamos comiendo lo que nos gusta pero al mismo tiempo, no dejamos que la moderación se aparte de lo bebido y comido, podemos volver rápidamente a cuidarnos tras un evento festivo.

Una de las primera cosas que debes recordar es que todo lo que colocas en tu boca (sea comida o bebida) cuenta! Sólo el agua queda fuera de este contador de calorías.

Teniendo en cuenta esta premisa, te invito a elegir bien lo que vas a comer y beber y seguir estos 8 consejos para mantenerte en paz con tu sabio interno durante las fiestas.

  1. Evita saltarte las comidas: Muy por el contrario, si sabes que tendrás una cena especial donde abundarán las calorías, respeta tus horarios de comida a lo largo del día y come ligero, así tu metabolismo estará activo y no en “modo ahorrador”. Si es un almuerzo copioso, evita saltarte la cena, como algo ligero acompañado de una buena infusión que te ayude a hacer la digestión y conciliar el sueño.
  2. Toma suficiente agua: Las fiestas se caracterizan por una ingesta mayor de bebidas alcohólicas que tiende a deshidratarte más rápido que de costumbre. Eso dispara tus sistemas naturales de alarma, así que mantente hidratada a lo largo del día y la noche.
  3. Evita las picadas: Esto seguramente lo habrás escuchado antes, nada peor que pasar toda la noche picando de una bandeja a otra. Si comiste bien a lo largo del día, decide la hora en la que vas a comer en la noche, sírvete un plato y siéntate a comer, incluso si sólo ofrecen “pasapalos” preparate un plato, llévalo a la mesa y come como de costumbre.
  4. Elige un solo postre: Seguramente encontrarás una mesa repleta de dulces típicos de las fiestas, date el permiso de elegir el que más te guste y cómetelo disfrutando cada bocado. Algunos estudios indican que los receptores de placer se activan entre el primer y cuarto bocado, de allí en adelante esto receptores más bien se agotan, así que como verás no necesitas comer toda una torta para disfrutarla.
  5. Elige sabiamente las bebidas: Las bebidas alcohólicas, especialmente aquellos cócteles con frutas y mucha azúcar tienen tantas calorías que ni montando bicicleta un mes entero podrás revertir el efecto. Bebe con moderación y alterna agua entre copa y copa para mantener la hidratación. Si bebes no manejes, así que decide cómo te trasladarás a casa después de la celebración.
  6. Baila todo lo que puedas: Es muy fácil exceder los límites cuando se está de fiesta y eso de vez en cuando está bien. Si hay oportunidad, aprovecha para bailar todo lo que puedas durante la velada, así gastarás algo de esas calorías extra que llegaron por comida y bebida durante la velada y podrás estrechar lazos con todos los asistentes a la fiesta.
  7. Descansa lo suficiente: Luego de las fiestas, y más aún cuando ya tenemos unos cuantos años de vida, es importante concederle al cuerpo un espacio apropiado para recuperarse. Evita ir a la cama recién terminada la cena, espera al menos 2 horas para que puedas garantizar un descanso reparador.
  8. Disfruta sin culpas: Sentirse culpable no ayuda en lo absoluto, de hecho algunos estudios confirman que el sentimiento de culpa nos envuelve en una espirar de emociones negativas que descompensan al cuerpo y nos hace más vulnerables a enfermedades. Si ya te excediste, respira profundo, cuídate de comer ligero para compensar y prepárate para evitar los excesos la próxima vez.


Deja tus comentarios aquí: