Momentos para meditar

Para muchas personas meditar puede ser muy complicado o imposible. Sin embargo, existen muchas oportunidades para hacer meditación; por eso hoy queremos hablarte de esos momentos y de cómo aprovecharlos para desarrollar tu mente.

  1. Al observar tu mente: si está feliz, triste, agitada o distraída. Debes hacerlo sin juzgar.
  2. Cuando respiras: su fluir nos enseña a dejar ir, a estar bien en cada momento, sin apego, ni sufrimiento.
  3. Cuando caminas: cada paso nos permite reconectarnos y nos recuerda que estamos aquí.
  4. Al dejar fluir: cada cosa que sucede está fuera de nuestro control, dejar fluir todo lo que sucede es primordial para estar bien.
  5. El cuerpo: de pie, sentado, acostado o caminando, al estar consciente de la postura y de cada movimiento que hagas.
  6. Al comer: cada bocado es una oportunidad para agradecer y estar presentes.
  7. Al dormir: es un momento ideal, estamos libres de las tareas del día y nos preparamos para descansar.

Meditar en una herramienta para el desarrollo humano; es una manera efectiva para hacer las paces con el pasado, nos ayuda a apreciar más el tiempo presente y dejar de juzgarnos a nosotros mismos y a los demás.

Es una manera de encontrar nuestro propósito de vida, sin compararnos con los demás. Nos ayuda a entender que a pesar de no tener todas las respuestas, las cosas estarán muy bien.

Meditar es una puerta a la felicidad.

Tener la mente quieta y el corazón tranquilo es sinónimo de armonía. Meditar es una manera de escoger nuestros pensamientos y escuchar nuestro cuerpo. Además, meditar te ayuda a controlar el estrés y la ansiedad, aumenta tu creatividad, te ayuda a dormir mejor y encontrar soluciones en lugar de problemas.

Meditar día a día es una forma de sonreír diariamente y de agradecer con el corazón cada pequeño detalle, apreciando el camino con atención y sin temores.



Deja tus comentarios aquí: