No te olvides de quererte

No te olvides de quererte

Para coincidir con otros amores, el primer amor en tu vida debes ser tú. Parte de ese amor es nunca olvidar decirte a ti misma cuánto te quieres y echarte flores por cada logro o meta alcanzada. Parte del trabajo de cultivar el amor propio es no permitir que los estereotipos te condenen o te detengan en el camino de conseguir tu felicidad.

Para comenzar a cultivar tu amor por ti, tienes que afinar tu mente con tu corazón, empezando por reconocerte y enorgullecerte de ti misma, enamorándote de ti. Este paso te ayudará a liberarte de todo aquello que no es bueno para ti, sean personas, cosas o situaciones, creencias o ideas que otros quieran insertar en tu mente. Todo aquello que de alguna manera te aleja de ti mismo y de tu esencia, algunos pensarán que es egoísmo, pero pronto te darás cuenta de que es amor por ti.

De esta manera comenzarás a trabajar por tus sueños y no por los de otros. Te darás cuenta de que nadie puede quererte como te quieres tú. También comprenderás que la verdadera felicidad no depende de lo que es externo o no puedes controlar, sino que nace de ti.

Cuando fortaleces tu amor propio, obtienes superpoderes, te vuelves una guerrera que puede con todo, eres como quieres ser y no como te lo piden los demás. Esto se vuelve un gran descubrimiento porque comienzas a empoderarte y a crear tu propio universo lleno de posibilidades. Quererte a ti primero es la clave para entender que en realidad la única opinión importante sobre ti es la tuya, la que sale de tu corazón. Esa debe ser la base para tus cambios positivos, crecimiento y evolución como persona.

Si quieres empezar a quererte más, comienza por dejar de criticarte sin ser objetiva y suelta esa carga de inseguridades, que lo único que aportan es un camino lleno de complicaciones y rollos mentales. Ser auténtica para estar bien contigo misma y fortalecer la manera en la que ves la vida es la forma ideal de cuidarte y respetarte. Una vez que comienzas a amarte a ti misma, lo demás llega lleno de felicidad y en fluidez con lo que verdaderamente quieres para tu vida.

Tú eres tu mejor regalo, eres suficiente, lo tienes todo y no necesitas nada. Quererte, valorarte, perdonarte y cuidarte es lo mejor para mantener altos y saludables niveles de autoestima. El amor propio es abrazarse a uno mismo y no adaptarse a lo que no nos hace realmente felices. Es romper con los dogmas familiares y sociales, y ser uno mismo desde el amor, la compasión y la gratitud.



Deja tus comentarios aquí: