Banner Cabecera

Nuestra aliada la fibra

El consumo de fibra puede reducir el riesgo de sufrir un accidente cerebro vascular, según estudios realizado en el Reino Unido.

Cada año, más de 700 mil estadounidenses sufren un ataque cerebral y cerca de 160 mil mueren por causas relacionadas con el mismo, según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de Estados Unidos.

Existen dos tipos de fibras: la soluble que se disuelve en agua y la insoluble, que no se disuelve. La fibra soluble está presente en manzanas, naranjas, zanahorias, brócoli y cebollas, así como en el salvado de avena, en la cebada, nueces, almendras, avellanas y en las legumbres.

Por su parte, la insoluble se halla en la parte externa de semillas y granos, en el salvado de trigo, maíz, cereales integrales, en las pieles de las manzanas y de las peras, en la parte blanca de los cítricos y en las legumbres.

Según indica la Fundación Española del Corazón, la fibra regula la función intestinal, mejora los niveles de glucosa y los perfiles de lípidos en la sangre y, además, produce un efecto saciante que contribuye al control de peso.

Es muy sencillo incluir el consumo de fibra en nuestra dieta y aprovechar al máximo sus beneficios.

¿Cómo podemos hacerlo?

Reemplace los alimentos pobres en fibra (pan blanco, arroz refinado, dulces y papas fritas) por alimentos ricos en fibra (pan integral, arroz integral, frutas y vegetales).

Intente comer más vegetales y frutas crudas, inclusive las cáscaras o la piel, siempre que sea posible. Pelar los vegetales puede reducir la cantidad de fibras, pues las cáscaras son excelente fuente de este elemento.

Agregue alimentos ricos en fibras en todas las comidas. Los cereales en el desayuno son un buen comienzo, pero intente incluir frutas, vegetales, granos integrales y vainitas en su dieta también.

Si el alimento no es suficiente, se puede ingerir un complemento de fibras.

Asegúrese de elevar su consumo de fibras gradualmente, para dar a su organismo los tiempos de ajuste, y tome mucho líquido.

La fibra soluble podría ayudar a disminuir la velocidad con la que su cuerpo descompone los carbohidratos y la absorción del azúcar, ayudándolo a controlar el nivel de esta en la sangre. Los investigadores han encontrado que por cada siete gramos de fibra adicional que consuma regularmente, su riesgo de derrame cerebral disminuye en un siete por ciento; incluso una alimentación rica en fibra podría reducir su riesgo de hemorroides.



Deja tus comentarios aquí: